?
¿Por qué registrarme?
Recibirás nuestras newsletters con la información para tu momento del embarazo o la crianza.
Al identificarte en dodot.com te ofreceremos información personalizada.
Podrás participar en la Comunidad Dodot.
Con un sólo registro tendrás acceso a Dodot, Kandoo y Happyjama.
Identifícate
Lo sentimos, pero en este momento estamos trabajando en mejoras de la web y no puedes identificarte.
Vuelve pronto, por favor.
¡Muchas gracias!
Lamentamos mas neste momento estamos a trabalhar para implementar melhorias na web e não podes identificar-te.
Tenta de novo em breve.
Muito obrigado!
Dodot.com
fala português?
Selecciona un tema:
Selecciona una etapa:

Artículos

Mal comer en bebés y niños de 0 a 36 meses

0 votos

Mal comer en bebés y niños de 0 a 36 mesesMuchos niños pasan por fases en las que rechazan ciertos alimentos o incluso cualquier tipo de comida, es decir, que tienen mal comer.

Este fenómeno es especialmente común en los niños hasta la edad de 5 años, pero puede ocurrir a cualquier edad. A veces, tener un mal comer, es una manera de mostrar su deseo de independencia y forma parte de su proceso de maduración y crecimiento normal.

Aunque puede preocupar mucho a los padres, los niños no suelen sufrir complicaciones si no comen lo suficiente durante un tiempo corto. Pueden necesitar menos de lo que se cree.

Comentar el problema con otros padres que han pasado por la misma situación con su hijo puede ayudarte.

Si el problema no mejora y estáis preocupados por el crecimiento del niño tanto en la talla como en peso, podéis comentarlo con vuestro pediatra o dietista.

 

¿Qué puedo hacer?

  • Ofrecer comidas y snacks o refrigerios de forma regular. Esto es mejor que dejar que el niño vaya "picando" todo el día.
  • Si es posible, comer al mismo tiempo que el niño, ya que así aprenderá de vosotros.
  • Intentar que las comidas sean agradables y sociables.

 

Que sean divertidas

  • Intentar comer en un sitio tranquilo y relajado, sin televisión ya que los niños se distraen fácilmente.
  • Sentarse en la mesa y utilizar platos y tazas atractivos y coloreados.
  • No hay que tener prisa en las comidas ya que algunos niños van un poco lentos, sin embargo la comida no debe eternizarse, media hora sería una duración correcta para comer.


Guía para las familias

Nunca fuerces al niño para que coma

El niño indica que ha comido lo suficiente:

  • Cuando gira la cabeza.
  • Cuando empuja el plato o el bol lejos, ¡incluso al suelo!
  • Cuando grita.
  • Cuando escupe constantemente la comida.
  • Cuando mantiene la comida en la boca y se niega a tragar.

Intenta no demostrar que estás preocupada o molesta por el hecho que el niño no coma. Aunque sea difícil hacerlo, porque no come, es aconsejable quitar la comida de la mesa sin hacer ningún comentario.

Es una buena idea que los niños utilicen los dedos para jugar con la comida, no te preocupes que se ensucien.

Si el niño deja comer durante una comida, intenta animarle una vez más a tomar algo. Si esto tiene éxito, demuéstrale que estás contenta (dile "buen chico, bien hecho") y sonríele.

Ofrecerle un premio como un paseo o un tiempo de juego especial juntos. No le des un premio que sea alimentario.

 

¿Qué alimentos le debo dar y cuándo?

Ofrécele porciones pequeñas de alimentos en las comidas. Si las acaba, ofrecerle más. No debes retirar la comida y ofrecer otra diferente si el niño rechaza la primera que le has ofrecido.

Las bebidas refrescantes, batidos y leche, pueden llenar al niño, de la misma manera que las patatas fritas, galletas, pastas, etc. Es mejor evitar darle estos alimentos al niño cerca de las horas de comer o cenar.

Cuando el niño pasa una temporada y se muestra caprichoso con la comida o rechaza los alimentos, es mejor no ofrecerle alimentos nuevos. Hay que dejar que intente comer solo, proporcionándole trozos pequeños que pueda coger.

Prueba a darle bocadillos pequeños, sándwich, salchichas, trozos de queso blando, patatas, tiras de verduras y trozos de fruta.

La leche es una bebida nutritiva, el niño debe tomar medio litro al día. Pero la leche no debe sustituir las comidas. Debes vigilar que el niño no tome demasiado leche durante el día o la noche.

 

Leche y alimentos lácteos

  • Intenta que el niño tome medio litro de leche al día.
  • Prueba quesos, yogures, flanes, natillas arroz con leche o batidos de leche como otras fuentes de calcio.


Carnes o alternativos

  • Puede tomar toda clase de carne, vigilando el consumo de grasa.
  • También puede tomar distintos tipos de pescado.
  • Los niños disfrutan de la carne fácil de masticar, como la picada, salchichas, pollo, palitos de pescado y pescado en salsa.
  • También las legumbres (lentejas, garbanzos, etc.) son buenos sustitutos de la carne y el pescado.


Las féculas

  • Los niños deben comer estos alimentos en cada comida. A la mayoría de los niños les gustan los cereales de desayuno y el pan o tostadas. Incluye también patatas, arroz, pasta italiana y otros productos derivados de los cereales.

Desayuno

 

  • Un bol pequeño de cereales con leche o una tostada con mantequilla/margarina y mermelada.<br>
  • Leche para beber.


Aperitivos o snacks

  • Bocadillo o sándwich pequeño con jamón o queso magro.
  • Yogurt o queso fresco.
  • Zumo de fruta o fruta.


Comidas principales

  • Pasta, arroz, patatas.
  • Carne fácil de comer y digerir, pescado, huevos o legumbres.
  • Fruta fresca entera o trocitos o zumo de fruta.

 

Noche

  • Leche.


Frutas y verduras

  • Se necesitan dos raciones al día tanto de verduras como de frutas. Si se puede elegir, es mejor la fresca, pero se puede utilizar también fruta en conserva o congelada.


Grasas

  • Los niños necesitan una cierta cantidad de aceite, mantequilla o margarina para su crecimiento.


Azúcar y dulces

  • El azúcar y alimentos dulces pueden formar parte de la alimentación de tu niño, pero no debe consumirlos en exceso, y sobre todo, hay que evitar que los tomen entre comidas. 


PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE ESTE TEMA:

 

1. A mi hijo de 2 años le cuesta comer, sobretodo los primeros platos, ¿pero verdad que si consigo que coma solo la "chicha" ya estará bien alimentado?

Una ingesta excesiva de carne es perjudicial porque aporta demasiadas proteínas y grasas. Evita la carne de cerdo si no es del tipo ibérico (incluyendo salchichas de Frankfurt y similares) y los embutidos (longaniza, chorizo, sobrasada, mortadela, etc.), salvo jamón dulce o serrano (y no en exceso). Es preferible la carne de ternera o pollo a la de cordero, pero en cualquier caso, quítale toda la grasa antes de freírla.

Si el niño no quiere comer, no le fuerces nunca, pues es el niño quien debe decidir qué cantidad de comida le apetece tomar. En cambio, a ti te toca decidir qué tipo de comida le darás: no se la cambies si no le gusta, ni cedas en sus peticiones.

Haz unos cuantos menús preestablecidos, dietéticamente compensados según las normas que le ha dado su pediatra (para una o dos semanas), y ve repitiéndolos. Si al niño no le gusta lo que toca en alguna comida, que coma menos o que se quede sin comer aquello que no le gusta, pero no se lo cambies por otra cosa.


2. Mi hijo de 15 meses no quiere masticar, sólo come triturados aunque me enfade o le deje sin comer, no hay manera, ¿qué puedo hacer?

El niño a partir de un año ya está en condiciones de iniciar una dieta variada y de consistencia más sólida, dado que ya es capaz de masticar y digerir alimentos no líquidos. De todas maneras la habilidad y/o la disposición de masticar alimentos sólidos depende del estado madurativo de cada niño. Es el momento de ofrecerle nuevos alimentos troceados de consistencia blanda que pueda triturar en la boca y convertir en pulpa. Vigila el atragantamiento del niño y ten paciencia.


3. Mi hijo come poco, ¿le doy vitaminas?

Un consumo injustificado de vitaminas no tiene ningún beneficio demostrable para la salud de la población. Recetar vitaminas sin saber si el niño las necesita no soluciona nada e incluso puede perjudicarle. El consumo de suplementos vitamínicos sólo está justificado en niños que consumen dietas muy inadecuadas, en niños con necesidades elevadas de vitaminas por algún trastorno metabólico o enfermedad, o en niños con déficits secundarios de alguna de ellas. Si un niño de nuestro medio tuviera un déficit de vitaminas, podrían faltarle una o dos (del mismo grupo), pero en ningún caso le faltarían todas. Entonces necesitaría el aporte de las que le faltan, pero no de otras, y siempre en la forma más natural posible, huyendo de preparados artificiales. Además, la administración de dosis muy elevadas de vitaminas provoca que el organismo del niño responda destruyendo las que sobran, de forma que después, es posible que uno quede con niveles demasiado bajos.


4. Mi hijo siempre ha sido delgado y de poco comer, pero en cambio tiene una buena barriguita, el pediatra quiere hacerle análisis, ¿es necesario si hace bien las cacas y no ha perdido peso?

Sí, es conveniente si su peso es inferior al normal y su barriga está hinchada. Se deben estudiar posibles alergias alimentarias del niño, especialmente al gluten que puede dar falta de crecimiento, otros síntomas no digestivos y distensión abdominal.


5. Mi hijo no quiere tomar la leche pero el resto de alimentos los come muy bien ¿le faltará calcio para su crecimiento?

Los siguientes alimentos son ricos en calcio: dátiles, nabos, rape, gallo, aceitunas, puerro, merluza, pulpo, higos secos, col, gambas, cigala, almendras, avellanas, cebolla, langostinos, besugo, almejas, sardinas (frescas o en lata).

Contenido de calcio (en mg/100 g)

  • Alimentos lácteos: queso magro (105), queso Gruyère (1000), queso Emmental (900), leche de vaca (120).
  • Leguminosas: soja (286), judías blancas (145), habas (143), garbanzos (94), judías rojas (84), lentejas (67).
  • Cereales: harina de soja (223), harina de trigo (187), pan de trigo integral (65), pan de avena (57).
  • Tubérculos y hortalizas: perejil (240), berros (192), brócoli (138), cardo (89), espinacas (85); alcachofas (66), nabo, puerro y cebolla
  • Pescados y mariscos: gambas, cigalas y langostinos (305); calamar y pulpo (263), boquerón (203), sardina fresca/en conserva (95), salmón (66), rape, merluza, gallo y besugo.
  • Huevos: yema (142).
  • Otros: higos secos, almendras, avellanas, aceitunas.


6. Mi hijo de 1 año comía muy bien pero desde que ha aprendido a andar rechaza incluso sus alimentos preferidos. ¿Qué debo hacer?

Es frecuente que cuando los niños alcanzan un cierto grado de independencia su actitud frente a la comida cambie: quieren participar en el acto de comer activamente cogiéndola con los dedos o la cuchara, quieren probar la de los padres y los hermanos y puede que rechacen alguno de sus alimentos habituales.

A menudo, la comida no le interesará demasiado y preferirá caminar y descubrirlo todo. Esto hará que las comidas sean más irregulares que antes y el aprendizaje puede ser más o menos prolongado. Es necesario que descubra los nuevos alimentos como un juego (manteniéndose los purés como alimento básico). También debe comenzar a beber en vaso, si aun no lo ha hecho (es conveniente suprimir el biberón antes de los 18 meses) y que aprenda a utilizar la cuchara correctamente. Los padres tienen que mostrar paciencia e imaginación para evitar que las comidas resulten desagradables.
Distrae su "rebeldía" con un vaso o plato y una cuchara que él pueda manipular y facilita que practique sus nuevas habilidades con pequeñas porciones de alimentos, mientras le vas dando cucharadas del puré o de sus alimentos habituales. Evita que tenga demasiado sueño a la hora de las comidas y ten paciencia.


7. Mi hija crece bien pero está muy delgada, era un bebé redondito pero ahora come variado pero poca cantidad y a mí me preocupa.

No siempre se crece y se engorda igual a lo largo de la infancia. La velocidad de crecimiento en talla disminuye extraordinariamente desde el primer año hasta la pubertad (mire las gráficas de velocidad de crecimiento que le enseñará el pediatra o la enfermera). La velocidad con la que se aumenta de peso también disminuye mucho, de manera que entre los 3 y los 6-7 años es mínima comparada con los primeros 2 años. Es normal por ello que el niño tenga menos apetito cuanto mayor se haga, que entre los 18 meses y los 6 años coma relativamente poco y que a partir de los 6-8 años y sobre todo en la pubertad la niña vuelva a comer cada vez más.


8. Aunque castigo mi hija es muy caprichosa. Cada cena es un drama aunque le doy premios si se lo acaba todo, las comidas se están convirtiendo en una tortura. ¿Qué más puedo hacer?

La alimentación es una necesidad fisiológica. No la utilices como instrumento de premio o castigo ("Si no comes, no irás a...", "o no te daré...", "o no te querré..."). Tampoco se ha de premiar el que se acabe un plato ni se utilizarán dulces ni "chuches" para reconfortar, sobre todo a niños pequeños, y aún menos ofreciéndoselos entre horas.

Dedica un tiempo cada día para comer juntos. Si es posible, mantén la comida o la cena como punto de reunión familiar, todos sentados en la mesa, hablando (se come más lentamente). Nunca jugando con cualquier objeto al mismo tiempo que se come. Beber abundante agua (y sólo agua), durante las comidas.


9. Mi hijo no come fruta. Le doy zumos y leche para compensar pero cada vez es más selectivo. ¿Existe algún truco para esto?

  • Evita las bebidas calóricas (bebidas comerciales con o sin gas) excepto la leche como bebida (sólo como postre o desayuno / merienda).
  • Evita los zumos de fruta comerciales. Es mejor tomar como postre o desayuno/merienda fruta entera (sin exprimirla para eliminar la pulpa ni colarla para hacer zumo natural, pues con ello se pierde la fibra y buena parte de sus vitaminas y minerales). La fruta puede licuarse (con licuadora), tras quitar la piel y las semillas, pero añadiendo luego la mayor cantidad de pulpa sobrante que el niño tolere.


10. Creo que mi niña de 15 meses está aburrida ya que para que sea sana su alimentación todo es al vapor y sin salsas ni sal. A pesar de lo que me dice el pediatra ella sólo quiere lo nuestro, así como salchichón o fuet, chorizo, todo lo sabroso ¿puede comer ya de todo?

Todavía no es conveniente condimentar sistemáticamente los alimentos con sal suplementaria o especias. Los alimentos ideales son hervidos o estofados, al vapor, a la plancha, etc. Los alimentos rebozados y fritos, los embutidos y el pescado azul ya se pueden introducir —con moderación— hacia los 18 meses.

También te puede interesar:

Compartir por email

close

Escribe aquí las direcciones email a las que quieres enviar la información
una a una y ve añadiendolas a la lista:

Añadir

Vas a enviar un email a las siguientes direcciones:

    Tu nombre: ¿Cual es tu email? Enviar