Mi nieto escucha rock a todo volumen ¿es malo para su oído?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Mi nieto escucha rock a todo volumen ¿es malo para su oído?

La pérdida oído o audición provocada por el ruido es una afección cada vez más común en nuestros días. Ningún niño es inmune a ella, cualquiera sea su edad. La mayoría de los estudios sobre esta afección incluye a niños mayores, adolescentes y adultos; sin embargo, todos coinciden en que la exposición constante o reiterada al ruido intenso puede causar la pérdida transitoria o permanente de la audición.

Esto puede dificultar la comprensión clara de los sonidos del habla. Los últimos estudios realizados en recién nacidos de alto riesgo, atendidos en unidades neonatales de cuidados intensivos con abundante equipamiento tecnológico, demuestran que el nivel de ruido en dichos lugares puede contribuir a la pérdida de la audición en estas criaturas.
No se han establecido aún los niveles de riesgo de percepción auditiva en los niños, como se ha hecho en el caso de los adultos. Los niños parecen estar más expuestos al riesgo de pérdida auditiva cuando permanecen cerca de motos de nieve, aviones a escala con motor, pistolas de juguete, juegos electrónicos, incluido el ruido producido por las armas de fuego, la maquinaria pesada y la música rock.

La música rock normalmente se toca a 100 decibelios. Un estudio indicó que si este nivel de intensidad se mantiene por dos horas, alrededor del 2% de las personas expuestas va a experimentar alguna pérdida de la audición del orden de los 40 decibelios (es decir, la conversación o el ruido tendrían que ser 40 dB más alto para ser escuchados tan bien como antes), pero se recuperarían. Si tu nieto está expuesto a sonidos intensos en forma repetida y de muy cerca, cualquiera que sea el origen, tanto él como los demás miembros de la familia, están expuestos al riesgo de pérdida auditiva.

A su edad, percibir los detalles de la conversación es fundamental para el desarrollo del lenguaje, tarea que en este momento el niño trata de realizar. Muéstrales a los padres la respuesta que te he dado y pídeles que conversen sobre el tema con el pediatra del niño. Si explícitamente se les critica su estilo de música o cualquier otro aspecto de la vida que llevan, es poco probable lograr que se produzca un cambio en su conducta e incluso, es posible que se sientan más inclinados a hacer las cosas a su manera. No obstante, jamás he conocido a unos padres que deseen perjudicar a un hijo si están informados y dispuestos a tomar la mejor determinación posible.