Dermatitis atópica en niños de 0 a 36 meses

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Dermatitis atópica en niños de 0 a 36 meses

La dermatitis atópica

Algunos niños tienen especial propensión a padecer problemas dermatológicos: se trata de la llamada dermatitis atópica.

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica, de base genética, que se presenta en forma de brotes. Lo más característico es el picor intenso y la aparición de lesiones de tipo eccematoso en la piel. Estos brotes suelen mejorar e incluso desaparecer con la edad, pero pueden persistir en la edad adulta.

La dermatitis atópica no es una enfermedad contagiosa, sino de un tipo de piel especialmente reactiva a diferentes agentes o situaciones a las que se expone el niño o adulto. Los adultos afectos con profesiones que requieren exposición de la piel a irritantes o que deben someterse a lavados muy frecuentes de las manos son más susceptibles de presentar síntomas persistentes.


¿Cómo sospechar que un niño padece dermatitis atópica?

Los problemas repetidos con inflamación de la piel suelen debutar entre el 2º o 3º mes de vida, casi siempre durante los primeros 5 años. El picor o prurito es el síntoma predominante. Las lesiones eccematosas aparecen en la cara (en los bebés más pequeños), en las manos (cuando empiezan a tocar objetos o alimentos), en el pliegue del codo, detrás de las rodillas, tobillos o muñecas o en la parte posterior de la oreja o en el orificio de los pendientes. La piel suele ser seca, apareciendo a veces granitos como "la piel de gallina" en brazos y muslos. En verano las lesiones pueden aparecer manchas más claras (dartros). El diagnóstico es clínico, no siendo necesario ningún análisis de sangre.


¿Cómo evitar los brotes de dermatitis atópica?

Lo más importante es mantener la piel bien hidratada y evitar irritantes

 

Higiene y cuidado corporal de la piel atópica

Para el cuidado diario de la piel basta con seguir algunas normas:

  1. No utilizar jabón para la higiene diaria, basta sólo con agua. En las zonas más sucias: (genitales, pies y zonas de roce) un preparado a base de avena o un limpiador "sin jabón" evitará la agresión de la piel. Se empleará poca cantidad y siempre justo antes de salir de la bañera.
  2. Deben evitarse las esponjas o manoplas.
  3. Un baño emoliente –añadiendo aceite de baño al agua- a unos 32-33º C es preferible a la ducha, ya que suaviza la piel, calma la irritación e hidrata la piel aumentando su flexibilidad.
  4. Hay que secar suavemente sin frotar, manteniendo cierto grado de humedad, aplicando inmediatamente una crema hidratante –mejor que loción- en cantidades generosas. En caso de gran sequedad, la crema hidratante puede aplicarse dos veces al día.
  5. Las uñas deben estar siempre bien cortas y limpias para evitar lesiones de rascado.


Recomendaciones generales

El paciente con dermatitis atópica debe seguir una serie de recomendaciones que son fundamentales para el control de su enfermedad, con la consiguiente mejoría de sus síntomas:

  1. Intentar identificar y evitar los posibles factores desencadenantes en cada caso: piel seca, estrés, irritantes (algunos tejidos sintéticos, cloro de las piscinas, alimentos ácidos como la salsa de tomate), infecciones (hay que sospechar sobre infecciones si la piel supura o presenta costras amarillas), sudor.
  2. No vestir ropa muy ceñida, áspera o irritante (lana, tejidos sintéticos, piel, pelo de animales). La ropa más adecuada es la de algodón, sobre todo para ropa interior, calcetines y pijamas. 
  3. Evitar el abrigo excesivo, especialmente por la noche.
  4. La ropa debe lavarse con un detergente suave, evitando el uso excesivo de suavizantes, siendo fundamental un buen aclarado.
  5. Si hay lesiones en los pies es conveniente utilizar zapatos que favorezcan la transpiración o evitar aquellos fabricados con productos sintéticos (deportivas de interior sintético –especialmente en verano-, zapatillas de lona o calzado con suela de goma en contacto directo con la piel).
  6. Evitar la presencia de animales domésticos (gatos perros, pájaros), así como la ropa de cama con plumas.
  7. Evitar una exposición excesiva al polvo doméstico, dado que contiene insectos microscópicos (ácaros), que podrían agravar el eczema.
  8. En cuanto a la alimentación, por regla general no existe ningún régimen específico, excepto si hay datos sugestivos de alergia alimentaria, que habrá que descartar mediante pruebas de alergia. Los alimentos más alergénicos son el huevo, la leche, los frutos secos, la soja, el trigo y el marisco.


Tratamiento médico

Debe ser supervisado siempre por el pediatra o dermatólogo. Las cremas con cortisona son el pilar del tratamiento de los brotes de eccema. Existen preparados de distinta potencia, por lo que hay que individualizar cada caso según la gravedad. Los antibióticos, antihistamínicos, o las compresas húmedas son también de utilidad en algunas ocasiones, así como nuevos inmunomoduladores en los casos más rebeldes.


PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE ESTE TEMA:

1. Mi hijo tiene eccema: ¿qué cremas le puedo poner?

Lo más importante es la hidratación diaria con cremas corporales de tipo hidratante y engrasantes (mejor que leches o lociones). Si la piel es muy seca, debe aplicarse mañana y noche. En caso de brote muy inflamado deben utilizarse cremas o pomadas específicas, bajo supervisión médica, ya que suelen tener cortisona o sus derivados en su composición, antes de la crema hidratante.


2. A mi hija le han diagnosticado de dermatitis atópica, ¿le durará mucho?

Este tipo de dermatitis suele empezar a presentar síntomas a los 2 ó 3 meses de edad y suele durar hasta los 5 años, aunque puede persistir hasta la edad adulta con formas generalmente más leves.


3. ¿Por qué le salen eccemas a mi hijo? Por lo demás es muy sano y yo creo que lo cuido bien...

Los eccemas son resultado de una inflamación de la piel, aunque su causa no es bien conocida. Suelen aparecer en algunas personas con cierta predisposición a sufrir determinadas alergias, lo que se llama "constitución atópica". A menudo hay otros miembros de la familia con propensión a alergias de la piel o de tipo respiratorio (rinitis, conjuntivitis o asma). La sequedad de la piel, el estrés, algunos irritantes, infecciones o el propio sudor pueden ser desencadenantes y originar un brote de eccema.


4. Mi niño tiene eccema. Cuando era bebé le salía en la cara y en las manos. Ahora con 18 meses, lo tiene más en las piernas. ¿Puede salir en cualquier parte del cuerpo?

En los bebés suele empezar en la cara y extenderse a cualquier parte del cuerpo. Cuando empiezan a manipular objetos, puede aparecer también en las manos. En los niños más mayores las localizaciones principales suelen ser los pliegues del codo, detrás de las rodillas, muñecas, tobillos, detrás de la oreja o alrededor del orificio de los pendientes.


5. Mi bebé tiene eccema y no mejora aunque he probado muchas cremas. ¿No será alérgico a algo?

El niño puede ser alérgico a algún alimento, polvo o pólenes, pelo de perro o gato o de otro animal, pero no todos los pacientes con eccema atópico tienen una base alérgica. Para demostrarlo es conveniente realizar las pruebas cutáneas a diferentes alergenos por parte de un especialista en alergia infantil. Consulta con tu pediatra.


6. Mi hijo tiene piel atópica. ¿Tengo que bañarle cada día?

Puedes bañar al niño cada día, aunque evitando resecar la piel. El baño diario con aceite corporal en agua no muy caliente (menos de 33º C), puede ayudar a suavizar la piel y a calmar su irritación, evitando la sequedad. Después del baño, aplicar sobre la piel algo húmeda crema hidratante (mejor que loción o leche corporal).


7. Para la higiene diaria de mi hijo con eccema, ¿debo utilizar algún jabón especial?

Lo mejor es no utilizar ningún tipo de jabón, sólo agua. Si hay zonas especialmente sucias se recomienda gel de avena o productos limpiadores "sin jabón", de venta en farmacias, en poca cantidad y justo antes de salir de la bañera. Puede añadirse aceite al agua del baño, tomando precauciones para evitar que el niño resbale en la bañera o ducha, a causa del mismo.


8. ¿El eccema es una infección? ¿Cómo puedo evitar el contagio ya que estoy muy preocupada porque mi marido tiene hongos en los pies?

Muy raramente la infección es causa de eccema. Al contrario una piel con eccema atópico se puede sobreinfectar con mayor facilidad que la piel no atópica, casi siempre debido al rascado con las manos sucias o las uñas largas. En este caso la piel supura o presenta costras amarillas. Su marido no debe compartir toallas, zapatillas o alfombrillas del baño con los demás miembros de la familia y debe aplicarse un producto antifúngico específico recetado por el dermatólogo.


9. Un niño afecto de piel atópica, ¿puede ir a la playa y a la piscina?

Puede ir, pero es más recomendable el baño en agua de mar que en la de las piscinas, especialmente si el agua contiene cloro que reseca mucho la piel. Después del baño, aplicar abundantemente una crema hidratante (que puede ser también crema con factor de protección solar adecuado para pieles atópicas) lo cual colaborará a suavizar la piel y a evitar que se reseque en exceso.


10. Mi bebé padece eccema. ¿Puede ser que le pique mucho? ¿Qué puedo darle?

Es característico del eccema o dermatitis atópica su carácter recurrente y el picor intenso durante los brotes. Los bebés se muestran irritables y se frotan contra la ropa de la cama. Los más mayores se pueden provocar heridas o sangrado a causa del rascado. La hidratación o el uso combinado de cremas con cortisona suelen disminuir el picor. No conviene abrigar al niño en exceso y utilizar ropa de algodón, amplia y cómoda. En algunos casos, un antihistamínico puede ser de utilidad, bajo supervisón médica.


Artículos relacionados:

Toallitas

Toallitas Dodot Sensitive

Especialmente diseñada para las pieles sensibles