¿Es peligroso darle descongestionantes a mi bebé?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Es peligroso darle descongestionantes a mi bebé?

Tu hijo tiene edad suficiente para tomar descongestionantes simples. Sin embargo, ten presente que muchos niños son sensibles a estos productos, se vuelven hiperactivos, lo cual sacrifica el sueño de todos los demás dentro de la casa. Además, existe algo de debate en cuanto a si éstos hacen algún bien o no.


Para determinar los efectos de un descongestionante en tu hijo, vale cualquier marca que se venda sin receta o prescripción médica y que esté formulada especialmente para menores de un año, conforme a las especificaciones del fabricante en cuanto al peso y edad del niño, una vez durante el día. Pregúntale a la enfermera o al pediatra si tienes dudas sobre lo que se recomienda.


Un aerosol de solución salina nasal generalmente resulta igual o mejor que una preparación oral. Debido a que tu bebé es demasiado pequeño para una preparación infantil de efecto prolongado, consulta al pediatra sobre el uso de un aerosol nasal vasoconstrictor a la hora de dormir. Si la mucosidad del niño fuera viscosa y seca o con costras, aumenta su ingesta de líquido, así como la humedad en su habitación, ya sea a través de los sistemas centrales de calefacción o aire acondicionado, o bien mediante un vaporizador.


La mejor manera de tener una noche de sueño sin interrupciones es que limpies a fondo la nariz del bebé con un suero salino y/o un aspirador o perita nasal antes de ponerlo a dormir o durante la noche si se despierta. A menudo, a los 8 meses los niños empiezan a despertar a todos en casa, incluso sin estar resfriados. Sus nuevas habilidades cognitivas les hacen imaginar y extrañar a sus familiares durante la noche cuando ellos comienzan a despertarse con mayor regularidad. Por consiguiente, el hecho de que se despierten en la noche no se puede atribuir necesariamente a una nariz obstruida.


Si quieres que tu hijo siga durmiéndose por sus propios medios, entonces dale tiempo para que se acostumbre y se tranquilice antes de correr a verlo a su habitación. No hace falta decir, claro está, que debes ir a verlo si te da la impresión de que está realmente en problemas. Además, ten en cuenta que el resfriado común normalmente no dura más de unos cinco días.