Mes 6

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Mes 6

Bebé

Tu bebé ya tiene 6 meses

La alimentación

¡Es hora de empezar a probar nuevos sabores!

UNA MADRE SABE INSTINTIVAMENTE, desde el primer momento en que estrecha a su hijo recién nacido contra su pecho, que los mensajes de amor durante la alimentación son tan importantes para el bienestar del bebé como la nutrición misma. Y no se equivoca.

Incorporando nuevos alimentos.

Los adultos hemos aprendido a consumir comidas muy variadas. En el caso de un bebé que está empezando su vida, es bueno darle un alimento nuevo cada cinco o 7 días, aproximadamente.

- Comenzad con cereales. El cereal caliente fortificado, primer alimento sólido del bebé, es una estupenda fuente del hierro, vitamina B y las calorías que necesita. Dadle pequeñas cucharadas de cereales sin gluten (maíz o arroz mezclado con leche materna o leche de iniciación) dos veces al día para que aprenda a comer alimentos sólidos.

- Continuad con las frutas y luego con las verduras. Por lo general, los bebés se acostumbran más fácilmente al sabor de las verduras si aplazáis la incorporación de comidas dulces. Generalmente, los alimentos para bebé deberían ser blandos, suaves y colados. Comenzad por ofrecerle verduras como judías verdes o guisantes a mediodía. Algún tiempo después, empezad a darle durante la mañana fruta colada o triturada, lavada previamente, como plátano o puré de manzana sin azúcar. Tal como ocurre con la selección de un menú nuevo, esperad entre cinco y siete días antes de incorporar otros alimentos. Esto os permitirá aseguraros de que no es sensible a la comida nueva que habéis incorporado a su dieta.

Cómo evitar las alergias.

La alimentación de tu bebé puede afectar a su piel. Algunos alimentos pueden producir reacciones alérgicas, mientras que otros pueden provocar diarrea y originar irritación en el área del pañal. Si estás amamantando a tu bebé, existen menos probabilidades de que las heces del pequeño contengan las enzimas que irritan la piel en el área del pañal.

Se recomienda esperar hasta que el pequeño tenga seis meses para empezar a darle alimentos sólidos y por lo menos 12 antes de empezar a darle leche entera de vaca. Existen mayores posibilidades de que se produzcan reacciones alérgicas con los siguientes alimentos:

- Frutos secos

- Frutas del bosque

- Pescado blanco

- Huevo

- Alimentos con gluten (ej.: cereales como el trigo)

- Leche de vaca

Preparado para los alimentos sólidos.

¿Habéis notado que el bebé intenta alcanzar su comida o que observa el trayecto del tenedor desde el plato hasta la boca? Se recomienda que se empiecen a dar alimentos sólidos alrededor de los seis meses, cuando ya haya aprendido a tragar y chupar. Existen otras señales de que vuestro bebé está listo para comer sólidos.

- Mueve la boca cuando ve comer a los demás.

- Sigue con hambre, a pesar de haber tomado una gran cantidad de leche materna o de iniciación.

- No rechaza la cuchara con la lengua cuando intentáis alimentarlo.

- Cuando le ofrecéis comida, mueve la mandíbula en vez de intentar chupar.

- Ya mantiene la cabeza erguida por sí solo.

Actualmente, se recomienda amamantar al pequeño al menos durante el primer año de vida o por más tiempo, si así lo deseas. Cuando cumpla seis meses, es momento de complementar su alimentación con sólidos.

Aunque los dientes de vuestro bebé aparecerán dentro de poco (si es que aún no lo han hecho), recordad que el babeo no constituye una señal definitiva de que los dientes estén por salir. La inflamación de las encías que produce la dentición podría causar dolor a algunos bebés aunque otros no parecen notar molestia alguna. Para que pueda comer sin sentir tanto dolor, lavaos los dedos y frotadle suavemente las encías inferiores delanteras para aliviar la inflamación. También puede ser útil ofrecerle un paño frío o un plátano congelado. Evitad los anillos de dentición que contengan líquidos con alcohol.

La suciedad es lo de menos.

Mientras más contacto tenga el bebé con los alimentos, más desastrosas serán las horas de comer. Esto es una parte inevitable del aprendizaje sobre su entorno, en este caso, del mundo de la comida. Por lo tanto, no luchéis contra ello.

Si os preocupa la limpieza de la cocina o de vuestra ropa, podéis usar un delantal, ponerle un babero al bebé y cubrir el suelo con un plástico. También podéis usar ropa vieja que no os importe manchar. Aun así, intentad disfrutar los esfuerzos de vuestro pequeño por alimentarse solo en vez de preocuparos por la suciedad. Mientras más practique, más destreza adquirirá. Durante esta etapa, el objetivo no es la pulcritud.

¿Probamos a beber en taza?

Para facilitar el paso del biberón a la taza, deja que tu hijo muerda, chupe o manipule una taza vacía desde los seis meses, aproximadamente. Cuando se haya acostumbrado a jugar con ella, ofrécele agua o zumo diluido en una taza a la hora del refrigerio.