¿Puedo evitar que a mi bebé le dé hipo?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Puedo evitar que a mi bebé le dé hipo?

El hipo en los seres humanos por lo general se produce por comer mucho o demasiado rápido, por beber alcohol o bebidas carbonatadas e incluso, a causa de una excitación o esfuerzo repentinos. Cualquiera de estas causas puede alterar los nervios que controlan el diafragma, el músculo grande del pecho que expande los pulmones para respirar.

Los nervios provocan un espasmo involuntario en los músculos, y obligan al bebé a inhalar. Luego, el espacio existente entre las cuerdas vocales, la glotis, se cierra y detiene el flujo de aire, y produce el sonido característico del hipo. A la mayoría de los bebés les da hipo de vez en cuando, lo más probable por comer mucho o demasiado rápido y tragar aire a la vez.

Generalmente, el hipo molesta más a los padres que al propio bebé. Pero a veces, como parece ser el caso de tu hija, el hipo es bastante intenso para hacerla regurgitar. Puedes ayudar si cambias la posición al darle la leche, junto con hacerla eructar más frecuentemente. El hipo por lo general se quita si el niño continúa mamando o si toma unos sorbos de agua.

Algunas personas tienen fe absoluta en mover suavemente la lengua, aunque yo no recomendaría este método con tu bebé. Afortunadamente, este problema no debería prolongarse por mucho tiempo, ya que el hipo es muy frecuente sólo durante los tres primeros meses de vida.