El futuro padre: qué le preocupa, a quién acudir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

El futuro padre: qué le preocupa, a quién acudir

Durante los tres primeros meses de embarazo de mi mujer, ella no engordó ni un kilo. Yo engordé cuatro y medio. Otros padres “embarazados” se quejan de náuseas matutinas, antojos y dolores de espalda: cosas que esperan en su mujer, no en ellos mismos.

Síntomas físicos.

Los investigadores afirman que hasta un 60% de los hombres presentan alguna clase de síntomas físicos cuando sus mujeres están embarazadas. Lo más probable es que estos cambios sean consecuencia del anhelo del hombre por participar, por tener un papel más activo en un embarazo que, después de todo, ha de transformar su vida. Se prepara para su nuevo papel de padre.

Buscar asesoramiento.

Aunque en la mayoría de las culturas occidentales se espera que el padre tenga una participación activa durante el parto, apenas reciben orientación al respecto. ¿Qué debes hacer? ¿Qué debes sentir durante los nueve meses? El papel que ha desempeñado tu propio padre no suele servirte de mucho. Y a veces, las bromas de buena fe que te gastan tus amigos y compañeros de trabajo no contribuyen a aliviar tu ansiedad, sino todo lo contrario.

Esta tensión puede aumentar cuando el hombre acompaña a su esposa a las visitas de revisión preparto y otras actividades "sólo para mujeres". El padre expectante se siente raro y se pregunta:

  1. ¿Dónde me pongo?
  2. ¿Adónde miro?
  3. ¿Qué debo sentir cuando veo a esta persona tocar y examinar a mi mujer de forma tan íntima?
  4. ¿Puedo hacer preguntas sin quedar como un tonto?

Síntomas emocionales.

Muchos hombres también experimentan cambios emocionales durante el embarazo, sobre todo malhumor y depresión. Estos síntomas pueden estar relacionados con tu preocupación por perder el amor y el afecto de tu mujer cuando nazca el bebé.

Al igual que la madre gestante prepara su hogar para la llegada del niño, el hombre suele presentar conductas e inquietudes previsibles durante el embarazo. Una preocupación habitual es la protección de tu familia. Algunos padres se lo toman al pie de la letra e instalan nuevos cerrojos o reparan cosas en la casa, mientras otros se preocupan por ganar dinero suficiente y aceptan trabajos adicionales.

Formas de autoayuda.

Aunque a veces el futuro padre no tiene la menor idea de cómo actuar durante el embarazo, las soluciones pueden ser muy sencillas. Hablar sobre tus preocupaciones es una forma de hacerles frente y posiblemente de resolverlas también. Pero además, es una forma de reflexionar abiertamente sobre la clase de padre que te gustaría ser.

Para empezar, puedes hacerte una lista como la siguiente:

  1. Habla con tu esposa sobre los sentimientos que te suscita el hecho de ser padre.
  2. Acompaña a tu esposa a tantas revisiones preparto como te sea posible. Recuerda que en estas ocasiones también tú podrás plantear preguntas.
  3. Asistid juntos a las clases de preparación para el parto.
  4. Comparte tus temores con tu cónyuge y, si es posible, con otros hombres. De este modo evitarás la sensación de aislamiento, que puede deteriorar una relación.
  5. Habla con tu hijo antes de que nazca. No sólo resulta divertido, sino que de este modo el niño tendrá para ti una presencia más real.

Señales de agobio.

En algunas ocasiones puede que necesites un poco de ayuda añadida, como muchos otros padres expectantes. Un indicio de ello es comprometerse a realizar todo tipo de proyectos adicionales. Si ocurre esto, puede deberse a la existencia de problemas no resueltos. Nuevamente conviene que hables con tu mujer, con tus amigos o con otros hombres. También puedes acudir a un profesional que te preste asistencia psicológica durante esta época.

Algunos problemas que pueden llevar a un padre expectante a buscar un poco de ayuda adicional:

  • Falta de disposición a aceptar el embarazo. ¿Estás muy preocupado por la cantidad de cambios que pronto van a tener lugar en tu vida? ¿Crees que la mayoría de ellos serán negativos?
  • Gran preocupación por que algo salga mal (que afecte al niño o al embarazo). Aunque es natural estar un poco preocupado, ¿estás seguro de que va a haber problemas? ¿No te apetece hablar de esto con el tocólogo o con el médico de cabecera?
  • Lamentar una pérdida en tu propia vida. Podría ser tu juventud, tu libertad o algo totalmente distinto. ¿Qué significa ser padre para la percepción que tienes de ti mismo?

No te sorprendas si notas que sufres alteraciones físicas o emocionales durante el embarazo, ya que esto les ocurre a la mayoría de los hombres. Algunos de estos trastornos pueden durar mucho tiempo, pero sus consecuencias son positivas.

Artículo realizado por Lawrence Kutner, PhD.