AS21

Estás en la semana

Ir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Embarazo semana 24

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 24!

Tu bebé acróbata se mueve ahora más que nunca.

 

SALTAR Y ZAMBULLIRSE, RODAR Y PATALEAR… Tu pequeño se lo está pasando en grande entrenándose para los Juegos Bebé-Olímpicos. Justo cuando te acomodas para dormir por la noche, él empieza sus ejercicios.

Su cabecita se desarrolla por dentro y por fuera.

Dentro del cráneo del bebé, el cerebro está compuesto por dos hemisferios y la red nerviosa empieza a crecer y desplegarse, creando esas arrugas conocidas como circunvoluciones. Todas las neuronas que necesitará el pequeño a lo largo de su vida aparecerán durante este mes, aunque las conexiones entre los nervios tardarán años en completarse.

 

También pasan cosas fuera del cráneo: los rasgos faciales comienzan a ser distintivos e individualizados y los párpados y las pestañas están más definidos.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

El ojo espía.

Aunque los ojos del bebé todavía están cerrados, están formadas ya todas sus partes, incluida la retina, la cual completará su desarrollo el mes que viene.

 

El iris, la parte coloreada del ojo, todavía no tiene pigmentación. Los ojos del pequeño se irán coloreando a lo largo de los próximos meses, aunque no adquirirán su color definitivo hasta después de nacer.

 

Artículos relacionados:

Empezar a tomar decisiones.

Ahora que ya estás en tu sexto mes de embarazo, que ya resulta obvio, es probable que empieces a pensar más en los cuidados que deberás prestar a ese pequeño que crece dentro de ti.

 

Es un buen momento para contemplar algunas de las decisiones que tendrás que tomar como madre de un recién nacido. ¿Vas a darle el pecho? ¿Deberá dormir el bebé en tu misma habitación?

 

Por supuesto, todavía tienes mucho que descubrir acerca de tu embarazo, a medida que se va acercando al final de su segundo trimestre.

 

¿Problemas para dormir?

Descansar puede resultar cada vez más difícil, a medida que va creciendo el abdomen. He aquí algunos consejos para dormir mejor:

 

- Si no te encuentras cómoda de ninguna manera, prueba a tumbarte de costado con una almohada entre las rodillas para apoyar la zona lumbar. Cruza la pierna superior por encima de la inferior para mayor estabilidad. O cómprate un almohadón adaptable al cuerpo. Algunas mujeres encuentran alivio recostándose sobre almohadones.

 

- Si te despiertas con frecuencia por la necesidad de orinar, puede ser de ayuda limitar la cantidad de líquidos que tomas justo antes de irte a la cama. Sin embargo, no reduzcas la ingesta total de líquidos durante el día, ya que es importante mantenerse hidratada durante todo el embarazo.

 

- Reduce la cafeína.

 

- Haz ejercicio moderado cada día.

 

- Tómate un vaso de leche caliente justo antes de irte a dormir.

 

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Las vitaminas prenatales.

La mayoría de la gente obtiene todas las vitaminas y minerales que necesita a través de una dieta equilibrada, sin necesidad de suplementos. Tu médico sólo te recetará vitaminas prenatales si considera que las necesitas, por ejemplo, si tienes anemia, si estás embarazada de gemelos o si tienes alguna necesidad dietética especial. Antes de consumir cualquier tipo de suplemento vitamínico es importante consultarlo con tu médico.

 

Algunas mujeres creen que si toman suplementos vitamínicos, su bebé será todavía más sano, lo cual está muy lejos de la verdad. Las dosis excesivas de vitamina A, D, E o K, por ejemplo, pueden causar problemas, desde náuseas (a la madre) hasta problemas cardíacos (al feto). Nunca sobrepases la dosis de vitaminas prenatales recomendada por tu médico.

 

Y no pienses que las vitaminas prenatales pueden sustituir a una dieta sana. No es así.

 

Por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton

Más pruebas.

A estas alturas, ya te habrás acostumbrado a que te manipulen en las visitas de control prenatal. De hecho, es probable que hasta estés algo cansada de visitas y pruebas. Pero ten en cuenta que estos controles permiten al médico conocer mejor tu estado y el de tu bebé y prestarte la mejor asistencia posible.

 

A partir de las 28 semanas, aumentará la frecuencia de los controles prenatales. Normalmente, serán cada quince días a partir de entonces y después, cada semana. El principal motivo de estas visitas es comprobar tu presión sanguínea y realizar un análisis de orina para determinar los niveles de proteína, a fin de identificar la preeclampsia. Pasar por alto estas pruebas puede ser perjudicial para ti y para el niño.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

¿Contracciones de Braxton-Hicks o parto prematuro?

Durante el tercer trimestre, el útero se contrae ocasionalmente ""practicando"" para el parto. Estos simulacros son las llamadas contracciones de Braxton-Hicks y son perfectamente normales. Puedes notar una cierta tensión generalizada en el útero, o quizá te parezca que el bebé está dando volteretas. Estas contracciones no suelen ser dolorosas y casi siempre desaparecen en una hora más o menos. Aunque todas las mujeres tienen las contracciones de Braxton-Hicks, no todas las llegan a sentir.

 

Alrededor del 10% de las embarazadas sufren contracciones de parto prematuras.

 

Indican que el parto va a comenzar antes de que el bebé esté preparado para nacer. El parto prematuro puede ocurrir en cualquier momento entre la 24ª y la 37ª semana de la gestación. A partir de ahora, tendrás que estar atenta a las señales de parto prematuro. Los síntomas más comunes son: dolores de tipo menstrual, cambios en el flujo vaginal, dolores en la zona lumbar, contracciones uterinas, presión sobre la pelvis (como si el bebé estuviera empujándola) o salida de líquido por la vagina.

 

Por supuesto, muchas de estas molestias, como el dolor de espalda o las contracciones suaves, pueden no ser sino las habituales del embarazo. Presta atención a tu cuerpo: si los síntomas son frecuentes o no desaparecen después de beber un poco de agua o zumo y acostarte durante una hora, acude a urgencias para una correcta valoración.

 

Has de saber que si te sale líquido por la vagina necesitarás atención médica inmediata.

 

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados: