AS27

Estás en la semana

Ir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Embarazo semana 30

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 30!

Clases de preparación al parto

¡Es hora de volver a clase!

 

QUIZÁS HAYAS EMPEZADO A PENSAR EN EL PARTO y en cómo te irá, pero es probable que todavía tengas muchas dudas. Una de las mejores maneras de prepararse para el parto es asistir a clases de preparación. En ellas averiguarás qué sensaciones y emociones puedes sentir, qué puedes hacer para sentirse más cómoda y cómo cuidar de tu recién nacido.

 

También conocerás a otras parejas y harás amistades que quizá continúen tras el nacimiento del bebé. Toda esta información e intercomunicación te dará mayor confianza en tu capacidad para dar a luz. 

¡Su cerebro empieza a tener más arruguitas!

El cerebro del bebé prosigue su impresionante desarrollo. Esta semana empezará a adquirir su distintivo aspecto arrugado. Estas arrugas, llamadas circunvoluciones, aumentan la capacidad del cerebro para alojar células.

 

Algunas cosas aparecen y otras desaparecen, como el lanugo, ese vello ultrafino que cubría el cuerpo del bebé. No obstante, quizá todavía le quede algo en la espalda y en los hombros.

Mimarte a ti es mimarle a él.

Lo que es bueno para la madre es bueno para el bebé. A continuación, se explica el tipo de información que recibirás en tus clases de preparación para el parto y qué beneficios te reportará, tanto a ti como a tu bebé (y también al papá).

 

  • Alimento para el bebé. Una dieta nutritiva no sólo hará que te sientas mejor, sino que además ayudará a tu bebé a crecer y desarrollarse antes de nacer.
  • Ejercicio para dos. Cuando haces ejercicio, tu corazón bombea sangre más rápidamente y acelera la circulación, aumentando el flujo sanguíneo que recibe el bebé. Quizás observes que al bebé le gusta el ejercicio, porque después notarás más movimientos y pataditas. En clase te enseñarán qué ejercicios son seguros durante el embarazo y cómo pueden incluso aliviar tus molestias.
  • Relajación. Cuando te relajas, tu calma y tranquilidad beneficia al bebé en el útero y puede incluso influir en su futura reacción al estrés. Si pones música relajante, por ejemplo, el bebé la oirá en el útero y puede que reaccione aquietándose. En clase te enseñarán varias técnicas de relajación que podrás utilizar durante el parto y en tu vida diaria.
  • Respirar correctamente. Las técnicas de control de la respiración que utilizarás durante el parto (o siempre que te sientas estresada) te ayudarán a enviar un buen suministro de oxígeno al bebé.
  • La magia del masaje. En clase te enseñarán a ti y a tu pareja técnicas de masaje para aliviar las molestias del embarazo y del parto. Antes de que comience el parto, puedes masajearte la barriga para calmar al bebé si notas demasiado sus patadas. Esta es una manera fantástica de comunicarse con el pequeño antes de que nazca.
  • Posturas. Durante el parto puedes adoptar determinadas posturas para estar más cómoda. También ayudará al bebé a pasar por la pelvis y a hacer su entrada en el mundo más fácilmente. En clase te enseñarán estas posturas y los beneficios que pueden reportarte.

 

Por Elaine Zwelling, R.N., Ph.D.

 

Artículos relacionados:

La hidroterapia durante el parto.

¿Has observado alguna vez lo bien que sienta un baño de agua caliente en situaciones de tensión o dolor? Pues los mismos beneficios tiene durante el parto.

 

Tanto si estás sentada en una bañera o de pie en una ducha, el agua caliente relajará tus músculos y reducirá el dolor de las contracciones. La hidroterapia también puede facilitar un funcionamiento más eficaz del útero, quizá agilizar el parto y bajar la presión sanguínea si es elevada.

 

Un consejo: La hidroterapia durante el parto no es una opción que se ofrezca en todos los hospitales. Si crees que te gustaría poner en práctica esta técnica durante el parto, coméntalo con tu obstetra con antelación.

 

Por Elaine Zwelling, R.N., Ph.D.

 

Artículos relacionados:

Técnicas útiles para toda la vida.

Las técnicas que aprendas en las clases preparto pueden aliviar el dolor de las contracciones. También pueden ayudarte a retrasar el momento de inyectar la epidural. Esto puede ser positivo para tu bebé y para el trabajo de parto.

 

Pero estas técnicas no dejan de ser útiles después del parto. Sirven para relajarse durante la lactancia, para mantener la calma durante los momentos más difíciles de la paternidad e incluso para hacer frente a los padecimientos físicos y emocionales de la vida en general.

 

A continuación, se describen algunas técnicas que te servirán en el parto y también después:

 

El balanceo pélvico. Este sencillo ejercicio reduce las molestias de espalda en el parto porque ayuda al bebé a ponerse en posición anterior, con la parte posterior de la cabeza hacia el abdomen de la madre. El balanceo pélvico también alivia el dolor lumbar, refuerza los músculos abdominales y facilita la adopción de una postura adecuada.

Relajación progresiva. Un ""paseo por el cuerpo"" que te ayudará a relajarte entre contracciones y a reducir el dolor de las mismas. También te ayudará a relajarte siempre que te sientas tensa.

Imágenes mentales. Durante el parto, crear imágenes en tu mente te ayudará a mantenerte tranquila entre y durante las contracciones. En otros momentos de estrés, puede darte sensación de paz.

Respiración sosegada. Esta técnica te ayudará a mantenerte relajada y a concentrarte durante las contracciones. También te permitirá hacer frente a un suceso estresante, como una discusión con tu pareja.

 

Por Elaine Zwelling, R.N., Ph.D.

 

Artículos relacionados:

La mirada indiscreta.

Una buena manera de prepararse para el gran día es asistir a clases de preparación para el parto con tu pareja y ver en vídeo un parto vaginal y un parto por cesárea. De este modo, sabrás qué esperar y sentirás menos ansiedad cuando llegue el momento.

 

Por Lawrence Kutner, Ph.D.

 

Artículos relacionados: