AS2

Estás en la semana

Ir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Embarazo semana 5

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 5!

El bebé

  • La fuente de alimentación. La placenta, que comenzó a formarse la semana pasada, y el principio del cordón umbilical ya trabajan para canalizar los nutrientes esenciales desde el cuerpo de la madre hasta el embrión. El oxígeno, los aminoácidos, las grasas y los azúcares desempeñan su propio y fundamental papel en este increíble proyecto de construcción.
  • La espalda. Una de las capas de células especializadas va formando el tubo neural, que más adelante se transformará en la columna vertebral y el cerebro. Si el tubo neural no se forma correctamente puede aparecer la espina bífida (una complicación que impide que la médula espinal se cierre por completo) u otros trastornos de esta índole.

    La espina bífida es bastante rara: sólo aparece en uno de cada 1.000 nacimientos. Y es posible reducir esta probabilidad todavía más. La mejor arma contra los defectos de nacimiento relacionados con la médula espinal es tomar un mínimo de 400 microgramos diarios de ácido fólico. Lo ideal es comenzar a tomarlo antes incluso de la concepción, consulta con tu médico.

  • El corazón. El corazón es por ahora un solo tubo cuyos latidos son escasos y descoordinados, si bien se irán haciendo más regulares semana a semana.
  • Medidas. El embrión mide ya 2 ó 3 mm, el tamaño de una pequeña pepita de naranja.

El embarazo

  • Un océano de emociones. ¿Cómo te sientes ahora que ya estás realmente embarazada? Si llevas algún tiempo intentando quedarte embarazada, es probable que estés muy feliz. También puede que estés nerviosa y te preguntes si todo irá bien. Si el embarazo ha sido una sorpresa, quizá estés preocupada o insegura. Todas estas emociones, desde la alegría sin límites hasta el orgullo maternal, pasando por el miedo, son perfectamente normales.
  • Hay que cuidarse. En el aspecto físico, es posible que tengas síntomas muy similares a los que experimentas poco antes de la menstruación. Es frecuente sufrir dolores lumbares y una especie de dolores menstruales. En lugar de resignarte a sufrir el cansancio y las molestias, date un respiro: toma un baño templado (no caliente), escucha música relajante o échate una siestecita.

    Y hablando de cuidarte, es el momento de tratar tu cuerpo como el templo que es. Si no lo has hecho ya, deja los hábitos perjudiciales, como el tabaco, el alcohol o las drogas.

  • La voz de los expertos. Comer para dos no significa comer el doble. La mayoría de las mujeres gestantes no necesitan más que unas 300 calorías adicionales diarias. Esto se traduce en alguna de las siguientes cosas:
    • Dos vasos de leche semidesnatada.
    • Un cucurucho de helado.
    • Sándwich de atún.