Juegos para días de viento

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Juegos para días de viento

Aprovecha un día de viento para divertirte con los niños, construyendo diferentes objetos para sacarle el máximo partido a este elemento, que es el viento, que tanto les fascina.

La veleta

Para hacer una veleta, corta seis tiras de papel de aluminio, celofán, tela, papel crepé o cinta, de unos 2,5 cm de ancho y 30 cm de largo. Pega estas tiras con cinta adhesiva a un palito de helado, un brazalete de plástico o un pequeño plato de papel. Anima al niño a sostener la veleta en alto y a correr a favor del viento y después contra él. ¿Sabe en qué dirección sopla el viento? En un día de lluvia o de calma, el niño podrá agitar y ondear su veleta en casa, mientras baila al son de su música favorita.

La cometa

Ayuda al niño a fabricar una sencilla cometa con una hoja de papel A4 y un trozo de cuerda. Primero, anímale a decorar el papel con pinturas, rotuladores o pegatinas. Después dobla un trozo de cinta adhesiva de 2 cm sobre el borde inferior de la hoja de papel. Haz un agujero en la cinta para pasar una cuerda de entre 60 cm y 1 m de largo. Cuando el niño esté listo para hacer volar su cometa, enséñale a sostenerla en alto por encima de su cabeza y a avanzar contra el viento. La cometa revoloteará detrás del niño.

Las pompas de jabón

En un día de viento, puede ser especialmente divertido hacer pompas de jabón. Prepara una mezcla casera para hacer pompas. Para soplar, puedes hacer un anillo con un limpiapipas y fijarlo a un lápiz o a un palito.
Las actividades en las que corre con el viento pueden ser motivo de gran regocijo para el niño. Le ofrecen la oportunidad de estudiar las relaciones de causa-efecto y le ayudan a ser más consciente de la meteorología.

 Las actividades en las que corre con el viento pueden ser motivo de gran regocijo para el niño. Le ofrecen la oportunidad de estudiar las relaciones de causa-efecto y le ayudan a ser más consciente de la meteorología.