Lavar el coche

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Lavar el coche

Deja que el niño haga un trabajo de verdad, como te lo ve hacer a ti. Lavar el coche es ideal, porque requiere agua templada, una esponja y muchas burbujas.

El próximo día soleado que decidas salir a lavar el coche, llena un cubo de agua templada y jabonosa y coge una esponja para ti y otra para tu niño. Mientras enjabonas el coche, haz que lave el suyo (un coche o camión de juguete o un triciclo o bicicleta).

Cuando hayas aclarado el jabón, pasa la manguera al niño para que haga lo mismo con su coche. Después, dale una pequeña toalla para que lo frote hasta que brille. Comparte su orgullo por su trabajo.

A estas edades, los niños agradecen cualquier oportunidad de participar en tus rutinas y tareas diarias. Pero hacer las faenas de la casa no sólo será motivo de diversión para el niño, sino que aprenderá el valor de un trabajo bien hecho.