Pompas de jabón

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Pompas de jabón

Las pompas de jabón fascinan a los niños de todas las edades. Con pequeñas modificaciones, hacer pompas de jabón es una actividad que puedes realizar con el niño desde recién nacido hasta la edad preescolar, e incluso después.

Recién nacidos y bebés: haz pompas de jabón para el niño mientras permanece sentado delante de ti en su silla o acurrucado en tu regazo, mirando hacia adelante (hay que evitar que las pompas vayan a la cara del niño). También puedes poner algo de música para crear ambiente. Lleva en la canastilla del niño lo necesario para hacer pompas de jabón durante las esperas prolongadas o durante los viajes en coche.

Niños de 1 a 3 años: enseña al niño a reventar las burbujas con las manos y con los pies.

Puedes hacer pompas de jabón en casa (¡intenta hacerlo justo antes de fregar el suelo de la cocina!), durante el baño o en la calle (los días de viento son los mejores). Deja que el niño haga sus propias pompas de jabón y vea lo lejos que llegan.

Esta actividad es tan versátil que atrae a los niños de todas las edades. Los bebés pueden seguir las burbujas con los ojos e intentar tocarlas con las manos. Los niños más mayores pueden atraparlas con las manos, reventarlas con los pies y hacer sus propias pompas.