Regar el jardín

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Regar el jardín

Una visita a un jardín es una oportunidad maravillosa para que el niño descubra de primera mano cómo cuidar de los seres vivos con una acción como regar. Allí podrá aprender qué necesitan las plantas para crecer y algunos conceptos más complejos, como la absorción, la evaporación, y por qué hay que regar.

Lleva al niño a un jardín y háblale de las cosas que allí puede ver. Deja que el niñohuela la hierba y las flores y que compare las formas, medidas, texturas, colores y dibujos de las hojas. Hazle preguntas abiertas, que le hagan pensar sobre lo que está experimentando con todos sus sentidos. Si estás en tu propio jardín, abre un poco el grifo de la manguera y pídele que riegue las plantas. Cómprale algunas semillas y dale una maceta para que pueda plantarlas y, con el tiempo, ver cómo crecen.

La interacción con el mundo natural aumenta la sensibilidad del niño hacia las plantas y los animales y le ayuda a entender las relaciones que existen entre todos los seres vivos.