¿Puedo detener las convulsiones febriles?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Puedo detener las convulsiones febriles?

Una crisis convulsiva o convulsión, que son la misma cosa, consiste en una especie de tormenta eléctrica en el cerebro. Da la impresión de que el niño tuvo convulsiones febriles típicas a causa de la fiebre y duraron muy poco.
Hasta el 4% de los niños sufre convulsiones febriles y a menudo han existido otros casos en la familia. En general, los niños dejan de presentar convulsiones febriles cuando cumplen los 6 años de edad y, ya que el niño tiene más de 2, existe una probabilidad de sólo un 20% de que esto vuelva a ocurrir. El hecho de tratar rápidamente las enfermedades que van acompañadas de fiebre puede evitar algunas convulsiones, pero los padres no pueden cortar el paso a todas.
Una vez que comienza la crisis convulsiva, deja que siga su curso. Asegúrate de que el niño pueda respirar sin dificultad girando su cabeza hacia un costado y manteniendo despejadas sus vías respiratorias. No lo sujetes ni le pongas nada en la boca, pero toma el tiempo de duración de las convulsiones y observa si sus movimientos son simétricos.

Es normal que la respiración sea irregular o incluso haya pausas breves. Llama o acude -si estás cerca- a un servicio de urgencias médicas si las convulsiones se prolongan por más de cinco minutos o si su rostro cambia el color. Te sugiero que aprendas cuanto antes las técnicas de reanimación cardiopulmonar básica o RCP para niños.

Las convulsiones febriles no tienen consecuencias a largo plazo, por aterradoras que puedan parecer. Además, un estudio reciente confirma que los niños que han sufrido convulsiones febriles se encuentran en perfectas condiciones.