Mal comer en bebés y niños de 0 a 36 meses

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Mal comer en bebés y niños de 0 a 36 meses

Muchos niños pasan por fases en las que rechazan ciertos alimentos o incluso cualquier tipo de comida, es decir, que tienen mal comer.

Este fenómeno es especialmente común en los niños hasta la edad de 5 años, pero puede ocurrir a cualquier edad. A veces, tener un mal comer, es una manera de mostrar su deseo de independencia y forma parte de su proceso de maduración y crecimiento normal.

Aunque puede preocupar mucho a los padres, los niños no suelen sufrir complicaciones si no comen lo suficiente durante un tiempo corto. Pueden necesitar menos de lo que se cree.

Comentar el problema con otros padres que han pasado por la misma situación con su hijo puede ayudarte.

Si el problema no mejora y estáis preocupados por el crecimiento del niño tanto en la talla como en peso, podéis comentarlo con vuestro pediatra o dietista.

 

¿Qué puedo hacer?

  • Ofrecer comidas y snacks o refrigerios de forma regular. Esto es mejor que dejar que el niño vaya "picando" todo el día.
  • Si es posible, comer al mismo tiempo que el niño, ya que así aprenderá de vosotros.
  • Intentar que las comidas sean agradables y sociables.

 

Que sean divertidas

  • Intentar comer en un sitio tranquilo y relajado, sin televisión ya que los niños se distraen fácilmente.
  • Sentarse en la mesa y utilizar platos y tazas atractivos y coloreados.
  • No hay que tener prisa en las comidas ya que algunos niños van un poco lentos, sin embargo la comida no debe eternizarse, media hora sería una duración correcta para comer.


Guía para las familias

Nunca fuerces al niño para que coma

El niño indica que ha comido lo suficiente:

  • Cuando gira la cabeza.
  • Cuando empuja el plato o el bol lejos, ¡incluso al suelo!
  • Cuando grita.
  • Cuando escupe constantemente la comida.
  • Cuando mantiene la comida en la boca y se niega a tragar.

Intenta no demostrar que estás preocupada o molesta por el hecho que el niño no coma. Aunque sea difícil hacerlo, porque no come, es aconsejable quitar la comida de la mesa sin hacer ningún comentario.

Es una buena idea que los niños utilicen los dedos para jugar con la comida, no te preocupes que se ensucien.

Si el niño deja comer durante una comida, intenta animarle una vez más a tomar algo. Si esto tiene éxito, demuéstrale que estás contenta (dile "buen chico, bien hecho") y sonríele.

Ofrecerle un premio como un paseo o un tiempo de juego especial juntos. No le des un premio que sea alimentario.

 

¿Qué alimentos le debo dar y cuándo?

Ofrécele porciones pequeñas de alimentos en las comidas. Si las acaba, ofrecerle más. No debes retirar la comida y ofrecer otra diferente si el niño rechaza la primera que le has ofrecido.

Las bebidas refrescantes, batidos y leche, pueden llenar al niño, de la misma manera que las patatas fritas, galletas, pastas, etc. Es mejor evitar darle estos alimentos al niño cerca de las horas de comer o cenar.

Cuando el niño pasa una temporada y se muestra caprichoso con la comida o rechaza los alimentos, es mejor no ofrecerle alimentos nuevos. Hay que dejar que intente comer solo, proporcionándole trozos pequeños que pueda coger.

Prueba a darle bocadillos pequeños, sándwich, salchichas, trozos de queso blando, patatas, tiras de verduras y trozos de fruta.

La leche es una bebida nutritiva, el niño debe tomar medio litro al día. Pero la leche no debe sustituir las comidas. Debes vigilar que el niño no tome demasiado leche durante el día o la noche.

 

Leche y alimentos lácteos

  • Intenta que el niño tome medio litro de leche al día.
  • Prueba quesos, yogures, flanes, natillas arroz con leche o batidos de leche como otras fuentes de calcio.


Carnes o alternativos

  • Puede tomar toda clase de carne, vigilando el consumo de grasa.
  • También puede tomar distintos tipos de pescado.
  • Los niños disfrutan de la carne fácil de masticar, como la picada, salchichas, pollo, palitos de pescado y pescado en salsa.
  • También las legumbres (lentejas, garbanzos, etc.) son buenos sustitutos de la carne y el pescado.


Las féculas

  • Los niños deben comer estos alimentos en cada comida. A la mayoría de los niños les gustan los cereales de desayuno y el pan o tostadas. Incluye también patatas, arroz, pasta italiana y otros productos derivados de los cereales.

Desayuno

  • Un bol pequeño de cereales con leche o una tostada con mantequilla/margarina y mermelada.

Artículos relacionados:

Toallitas

Toallitas Dodot

Limpieza y cuidado en una sola pasada