Mes 1

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Mes 1

Bebé

Tu bebé ya tiene 1 mes

Mil preguntas para una misma persona: vuestro pediatra

 

LA PRIMERA REVISIÓN MÉDICA DE TU HIJO SERÁ ALREDEDOR DE UN MES DESPUÉS DE DEJAR EL HOSPITAL. Tu pediatra controlará el peso y la estatura de tu bebé. Además, te aconsejará sobre el modo de enfrentarte a las enfermedades y preocupaciones menores, y te indicará las ocasiones en que debes llamar al médico.

Primera visita al pediatra.

Llegado el primer mes, es hora de que tu pediatra lleve a cabo una primera revisión de la salud de tu bebé.

 

Controlará su peso y estatura y verificará que el resto de cordón umbilical haya caído y el ombligo esté sanando correctamente, entre otras comprobaciones. No dudes en preguntarle cualquier duda que puedas tener.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon

 

Protección contra el sol.

Los rayos solares son especialmente dañinos para la sensible piel de tu bebé, de modo que, en días soleados, no debes exponerlo al sol. Antes de las 11 y después de las 18 h, ponle una gorra e intenta mantenerlo a la sombra.

 

Ten presente que las ventanas no filtran mucha radiación ultravioleta, de modo que tendrás que evitar la exposición directa al sol incluso cuando esté en el automóvil o en casa. No apliques crema solar a tu hijo hasta que tenga más de tres meses. En el caso de bebés mayores de 3 meses, es conveniente aplicárselo sólo en algunas zonas, como las manos y la cara y escoger las que tengan pocos conservantes y excluyan los parabenos de su composición.

 

Por el Dr. Anthony J. Mancini

 

El

Autorrelajación de tu bebé.

La succión es una costumbre saludable y de autorrelajación que se origina en el reflejo del bebé de llevarse la mano a la boca. Si un bebé de tres semanas quiere calmarse cuando está enojado o antes de dormirse, chupará sus propios deditos o los tuyos.

 

Esta costumbre parece ser innata, y los bebés que la tienen son totalmente normales. Para ayudar al bebé a dominar esta habilidad, dejadle las manitas descubiertas, ponédselas cerca de la cara y colocad una mantita o toalla de mano enrollada detrás de sus hombros para ayudarle a acercar los brazos cuando esté en su silla para bebé o en su asiento de seguridad para el coche.

¿Te sientes triste?

Convertirse en mamá puede llegar a resultar agotador, y es natural que de vez en cuando te sientas abatida mientras te acostumbras a tu nueva rutina. Sin embargo, entre el 8% y el 26% de las nuevas mamás sienten algo más complicado que una simple tristeza: sufren de depresión postparto.

 

Esta afección puede ser moderada o severa. La depresión postparto puede durar entre 3 y 12 meses y sus consecuencias afectan a toda la familia. Los recién nacidos son muy sensibles al estado de ánimo de sus madres. Diversos estudios indican que los bebés de tan sólo algunos días de edad cuyas madres sufren de depresión, no actúan igual que los bebés de madres que no la sufren. Esta diferencia no favorece el desarrollo de los pequeños. Los síntomas más comunes de la depresión postparto son los siguientes (aunque no siempre se tienen todos):

 

- Llanto

 

- Insomnio

 

- Cambios en el apetito

 

- Sentimiento de inutilidad

 

- Pérdida de energía

 

- Falta de concentración

 

- Apariencia personal descuidada

 

- Ansiedad

 

- Irritabilidad

 

- Agresividad

 

Si has experimentado algunos de estos síntomas, o todos, es importante que visites a tu médico de inmediato.

 

Todo en blanco y negro.

Para estimular la vista y la mente de su bebé, haced algunas tarjetas en blanco y negro. Usad un rotulador negro para dibujar una cara sonriente, un sol, una luna o una casa, en fichas blancas, y ponedlas cerca del bebé, dentro de la cuna. Las observará durante horas...bueno, quizás sólo durante algunos minutos.

 

Comienza a reconoceros.

Ahora parece como si el bebé que llevabas dentro hubiese estado siempre a vuestro lado. Aunque parezca que sólo come y duerme, miradlo con atención: cada día os analiza más y parece estar listo para premiaros con una sonrisa.

 

Tiene la cara un poquito más delgada y es posible que en más de una ocasión haya intentado hacer algún gorgorito. Por lo general, la gran cantidad de tiempo que demanda el cuidado de un bebé hace que los padres primerizos no perciban la rapidez con que su hijo cambia, aprende y crece. Disfrutad al máximo de estos momentos irrepetibles porque el tiempo pasa y ¡vuestro bebé crece muy deprisa!

 

Los bebés de esta edad son muy exigentes y todavía no saben hacer muchas cosas, razón por la cual puede resultaros una etapa especialmente difícil. La falta de sueño y los profundos cambios en la rutina a la cual estabais acostumbrados pueden afectaros bastante, pero no os rindáis nunca. ¡Merece la pena!