Mes 4

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Mes 4

Bebé

Tu bebé ya tiene 4 meses

El sueño

Cualquier cosa es más divertida que dormir…

PARA DORMIR TODA LA NOCHE ES NECESARIO UN PROCESO DE APRENDIZAJE, al igual que otras etapas del desarrollo. Ésta es una etapa que el bebé debe superar por sí mismo: pasar del sueño ligero al sueño profundo.

Dormir sin riesgos.

Aseguraos de que el bebé no corre riesgos en su cuna. Si es nueva, seguramente no hay por qué preocuparse, ya que actualmente todas las cunas deben cumplir con las normas comunitarias de seguridad.

Sin embargo, si su cuna no es nueva, vigilad que los listones no estén muy separados y que el bebé no pueda aprisionarse la cabeza entre ellos. Si la cuna tiene raspaduras o fue pintada con una pintura con plomo, será necesario lijarla y volver a pintarla con un esmalte resistente. Aseguraos de que el colchón esté limpio y sea duro, y no lo cubráis con una funda suelta.

Rutina de sueño.

Las rutinas son fundamentales en el patrón de sueño del bebé: permitirán que se quede dormido y que se vuelva a dormir si se despierta durante la noche.

Algunas de estas rutinas incluyen tomarlo en brazos, explicarle un cuento, cantarle una canción, ponerle una cinta de música o arrullarlo con una mantita o muñeco de tela lavable. Debéis ayudarle a descubrir qué es lo que necesita para volver a dormirse si se despierta durante la noche. Esto significa no levantarse apenas oigáis un gemido y darle tiempo para que se tranquilice y vuelva a quedarse dormido solo. Mientras sea un bebé, pasará por ciclos de sueño ligero cada dos o tres horas, pero debe aprender a quedarse dormido profundamente sin ayuda. Las investigaciones demuestran que a los cuatro meses, el cerebro del bebé tiene la madurez suficiente como para que duerma entre seis y doce horas sin despertarse.

Córtale las uñas mientras duerme.

Es casi imposible cortarle las uñas a un bebé cuando se está moviendo. Por lo tanto, espera hasta que se duerma. Las uñitas de tu bebé son muy delgadas y afiladas y crecen de una manera sorprendentemente rápida, por lo que tendrás que recortarlas unas dos veces por semana.

Es importante mantenerlas cortas y lisas para que no se arañe y para que, además, pueda usar sus manitas para conocer su mundo. Utiliza una lima suave (nueva), un cortaúñas o tijeras de punta redondeada especiales para bebés para evitar accidentes. Para no cortar la yema de los dedos, tira la piel del dedo hacia atrás mientras cortas la uña. No te alarmes si pierde un poco de sangre. Sólo tienes que presionar un poco el área y aplicarle un antiséptico. Las uñas de los dedos de los pies crecen más lentamente y, por lo general, son muy blandas, por tanto, bastará con que se las cortes una vez al mes.

Decidid dónde dormirá el bebé.

Si vuestro bebé ha estado durmiendo con vosotros en la cama, una costumbre muy común en muchos hogares y culturas y que muchos padres disfrutan, considerad que el bebé se acostumbrará a dormir ahí, es decir, donde lo acostéis. No obstante, en estos momentos está llegando a una edad en que necesita cierta constancia.

Tal vez queráis que se acostumbre a su cuna o que duerma a vuestro lado en su cama. Si se queda dormido en vuestros brazos o vuestra cama, ése será el lugar donde querrá dormir toda la noche y todas las noches. Si queréis que duerma en su propia cama, acostadlo en ella mientras aún esté despierto. Muy pronto se acostumbrará a esta rutina, por lo tanto, escoged la más conveniente para toda la familia.