¿Se puede moldear la cabeza de un recién nacido?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Se puede moldear la cabeza de un recién nacido?

Las cabezas de todos los recién nacidos presentan una forma más o menos extraña porque debieron moldearse un poco para poder atravesar el canal del parto. El cráneo de un bebé está compuesto por varias placas móviles de hueso que se deslizan una sobre la otra para permitir este amoldamiento o cabalgamiento entre los diversos huesos que constituyen el cráneo.

Por lo general, con el tiempo y el libre movimiento de la cabeza del bebé, ésta se redondea durante las primeras semanas de vida y los huesos del cráneo se fusionan en el transcurso del primer o segundo año. Los huesos separados del cráneo del bebé también permiten que el cerebro crezca rápidamente durante la primera infancia.

  • En casos muy aislados, los huesos del cráneo se fusionan antes de lo debido, lo que se traduce en una expansión irregular del cráneo y una forma inusual de la cabeza.
  • En otros casos, la cabeza del bebé está torcida a causa de una posición preferente desde el nacimiento con lo que se aplana el cráneo de forma localizada -lagiocefalia posicional-.

Es importante asegurarse de que el bebé puede mover libremente el cuello hacia todos los lados y colocarlo de manera que, cuando esté despierto, mire hacia el lado contralateral o contrario a su posición preferente. Para estos casos inusuales, existe una nueva técnica que ayuda a restaurar la forma redondeada de la cabeza. Se trata de utilizar un molde que se cambia frecuentemente y que tiene la forma de un casco especial.

A veces, está técnica se aplica junto con un procedimiento quirúrgico para abrir la fusión de los huesos del cráneo. Sólo unos cuantos centros quirúrgicos tienen experiencia en esta técnica de moldeado; no se trata para nada de una rutina.

Consulta lo antes posible a tu pediatra si observas una forma anormal de la cabeza de tu hijo recién nacido o de pocos meses de edad. Todos los procedimientos terapéuticos son más eficaces desde los seis a los doce meses mientras el cráneo aún es flexible.