Cómo controlar la salud auditiva en bebés de 0 a 36 meses

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Cómo controlar la salud auditiva en bebés de 0 a 36 meses

Oír bien desde la infancia ayuda al desarrollo de las habilidades cognitivas, la competencia lingüística y el bienestar emocional del niño. Hoy en día, se sabe que aproximadamente uno de cada 300 niños nace con un problema auditivo grave y, cuanto antes lo identifiquemos, más posibilidades tendremos de obtener los mejores resultados en su tratamiento.

Aunque el cribado auditivo universal de los recién nacidos contribuye a dilucidar este aspecto en gran medida, los padres pueden aportar mucho para asegurarse de que el niño oye adecuadamente. Recuerda que ni siquiera este examen va a detectar una pérdida de la audición adquirida más tarde en la infancia.

Si todos los que forman parte de la vida de un niño se preocupan de su audición durante su infancia, ayudarán a evitar que viva en un mundo silencioso. A continuación reproducimos la guía de control creada por la National Campaign for Hearing Health (Campaña Nacional de Salud Auditiva), fundación americana sin ánimo de lucro especializada en temas de audición.

Localiza la edad del niño y responde las preguntas junto con alguien que lo cuide habitualmente, incluidos sus abuelos y niñeras. Si respondes "no" a cualquier pregunta o si tienes alguna duda, concierta una cita AHORA con el pediatra del niño para que lo examine. Las pruebas formales de audición no forman parte de los exámenes de rutina; generalmente se efectúan cuando los padres expresan su preocupación o si existen factores de riesgo especiales en un niño en particular, por ejemplo, que el niño sea prematuro. ¡No te quedes en silencio!

Guía de control de la audición (contestar SÍ/NO)

  • Hasta los tres meses.
    • Reacciona ante sonidos fuertes.
    • Se calma al oír tu voz.
    • Gira la cabeza hacia ti cuando hablas.
    • Se despierta con voces y sonidos fuertes.
    • Sonríe cuando le hablan.
    • Parece conocer tu voz y, cuando está llorando, se calma si te escucha.
  • Tres a seis meses.
    • Mira hacia arriba o se gira al oír un sonido nuevo.
    • Responde a los "No" y a los cambios en el tono de la voz.
    • Imita su propia voz.
    • Le gustan los sonajeros y otros juguetes que emiten sonidos.
    • Comienza a repetir sonidos (como ooh, aah y ba-ba) .
    • Se asusta al oír una voz fuerte.
  • Seis a diez meses.
    • Responde al escuchar su nombre, al sonido del teléfono y a la voz de alguien, aunque no sea fuerte.
    • Conoce el nombre de algunos objetos (taza, zapato) y expresiones ("hola", "adiós") comunes.
    • Balbucea, aunque esté solo.
    • Comienza a responder órdenes como "Ven aquí".
    • Mira cosas o fotografías cuando alguien habla sobre ellas.
  • 10 a 15 meses.
    • Juega con su voz, disfruta del sonido y la sensación del mismo.
    • Señala o mira objetos o personas cercanas cuando se le pide que lo haga.
    • Imita palabras y sonidos simples; puede usar algunas palabras sueltas con sentido.
    • ¿Disfruta al jugar con las manos y con juegos como "Dónde está"?
  • 15 a 18 meses.
    • Obedece órdenes simples como "Pásame la pelota".
    • A menudo usa palabras que ha aprendido.
    • Utiliza oraciones de dos o tres palabras para conversar y pedir cosas.
    • Sabe entre 10 y 20 palabras.
  • 18 a 24 meses.
    • Entiende preguntas simples a las que puede responder con "sí" o "no" (por ejemplo, "¿Tienes hambre?") .
    • Comprende frases simples ("en la taza,"sobre la mesa").
    • Le gusta que le lean cuentos.
    • Señala fotografías cuando le piden que lo haga.
  • 24 a 36 meses.
    • Entiende "ahora no" y "nada más".
    • Elige cosas por su tamaño (grandes, pequeñas) .
    • Obedece órdenes simples como "Busca los  zapatos" y "Bebe la  leche" .
    • Entiende varias palabras que definen acciones (correr, saltar) .

Artículo realizado por la Dra. Suzanne Dixon.