Cuidado del cordón umbilical en bebés de 0 a 6 meses

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Cuidado del cordón umbilical en bebés de 0 a 6 meses

Si tienes un recién nacido, querrás saber acerca del cuidado del cordón umbilical. Ahora sólo queda un pequeño resto del cordón umbilical que mantenía alimentado a tu bebé en el útero. A medida que se seca, se pone marrón, se arruga y se endurece. Dentro de unas dos o tres semanas, finalmente se desprenderá.

A continuación, encontrarás algunas instrucciones que te permitirán cuidar el resto del cordón umbilical, es decir, cómo ayudar a que se cure, se seque y desprenda de manera segura. Asimismo, aprenderás a identificar los signos de infección y sabrás cuándo llamar a tu pediatra.

 

Cómo cuidar la zona umbilical y el resto del cordón umbilical.

Sigue las siguientes pautas generales para proteger el resto del cordón umbilical de tu bebé.

  • Cada vez que tengas que cambiar el pañal de tu bebé, presta atención especial al área de la base del cordón que rodea el ombligo. Para eliminar la humedad que pueda acumularse, limpia toda la zona de manera suave pero meticulosa. No te preocupes. No le harás daño a tu bebé, porque no existen terminaciones nerviosas en el resto del cordón umbilical.
  • Asegúrate de que llegue aire al resto del cordón. Esto contribuirá a que cicatrice y se seque más rápidamente.
  • Trata de evitar que los pañales toquen el resto de cordón. Puedes doblar el pañal por debajo del cordón o bien puedes usar pañales desechables que sean rebajados en la parte superior.
  • Deja que el resto del cordón umbilical se desprenda solo. A menudo recomendamos limpiar el resto del cordón con alcohol. Nuevos datos indican que si se seca de manera natural, el cordón se caerá más rápidamente. Recuerda también que los bebés nacen con ombligos "internos" o "externos". No trates de cubrir la zona del cordón con monedas, vendajes o envoltorios para cambiar una característica con la que nació tu bebe. Estas técnicas no van a funcionar y sólo ocasionarán problemas.

Técnicas del baño

Una vez que el cordón se ha caído, puedes bañar a tu hijo en un recipiente o bañera especial para bebés. Para mayor información, consulta los artículos relacionados con este tema en dodot.com.

 

Señales de advertencia

Si el cordón libera pus amarillento, si tiene mal olor o si el área alrededor de la base está enrojecida e inflamada, es posible que esté infectado.

El enrojecimiento también puede originarse cuando el resto de cordón seco irrita la piel de áreas cercanas. Para determinar la causa de la irritación, retira empujando suavemente el resto de cordón del área enrojecida y marca el margen de enrojecimiento con un bolígrafo. Espera 30 minutos y revisa nuevamente. Si el enrojecimiento persiste y especialmente si se ha expandido más allá de la marca que hiciste, llama a tu pediatra lo antes posible. Si el enrojecimiento se debe sólo a la irritación del resto de cordón, pronto se curará.

En algunas ocasiones, verás un poco de sangre en el ombligo. Éste es un proceso normal, porque los vasos sanguíneos se están separando. Si observas que está sangrando, prueba aplicar primero un poco de presión. Si el sangrado no se detiene después de cinco a siete minutos de presión constante, llama a tu pediatra.

Una vez que se caiga el cordón, el ombligo de tu bebé puede hincharse un poco y seguir supurando levemente. Tu pediatra puede tratar el problema con un medicamento de secado que se llama nitrato de plata.

 

Artículo realizado por el Dr. Anthony J. Mancini.

Toallitas

Toallitas Dodot Sensitive

Especialmente diseñada para las pieles sensibles