¿Por qué mi cuerpo no se ajusta al horario de amamantar de mi hija?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Por qué mi cuerpo no se ajusta al horario de amamantar de mi hija?

A veces pasan varios días o semanas antes de que la producción de leche materna y el apetito del bebé estén realmente sincronizados. Es posible que tu bebé haya terminado recientemente con un período de crecimiento rápido y que ahora tengas un exceso de leche. Durante este período de transición podrías experimentar algunas molestias en los pechos debido a secreciones de leche e hinchazón de las mamas.

Aunque sientas la necesidad de darle de mamar, es posible que tu bebé esté satisfecho y sólo quiera dormir. Si tus pechos se hinchan en exceso y te provocan molestias cuando tu bebé está satisfecho, puedes extraer la leche en forma manual, pero sólo lo necesario para disminuir la incomodidad. Si extraes todo el “exceso” de leche podrías incrementar aún más su producción. ¡Sería como si estuvieras amamantando mellizos! Ten paciencia con la naturaleza; a la larga, tu cuerpo se adaptará al apetito de tu bebé.

Asimismo, en la medida en que tengas una buena producción de leche materna, tu bebé seguirá aumentando de peso aunque se alimente de una sola mama. Asegúrate de alternar la mama con la cual inicias la alimentación del bebé, de manera que ambos pechos reciban el mismo estímulo. Podrías usar algo así como un imperdible o una cinta en el sostén para recordar con qué mama tienes que empezar en cada toma.