¿Cómo tratar el impétigo de mi hijo?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Cómo tratar el impétigo de mi hijo?

El impétigo contagioso es una infección frecuente de la piel producida por bacterias y favorecida por el calor. Sobre una herida o picadura de insecto previa, aparecen lesiones vesiculares o ampollas parecidas a las provocadas por las quemaduras, que contienen un exudado purulento y se rompen con gran facilidad, dejando costras de color miel. Si bien el impétigo puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, el rostro es una localización muy común.

El impétigo puede contagiarse fácilmente de un niño a otro y desde una parte del cuerpo a otra por autoinoculación, es decir, a partir del propio niño si se rasca o se toca una zona infectada y luego se toca otras partes del cuerpo. Generalmente su tratamiento es sencillo.

  • Si afecta solo a áreas muy localizadas, puede tratarse localmente con una pomada antibiótica.
  • En los casos moderados y en los más severos se necesitan antibióticos orales durante varios días.
  • Si la infección de tu hijo no responde al tratamiento local, existe la posibilidad de que no se trate de un impétigo.

Otras infecciones (como la ocasionada por el virus que ocasiona el herpes labial) u otras pueden confundirse con el impétigo. Consulta a tu médico para que te indique un nuevo tratamiento, quizás con antibióticos orales. También podrías consultar a un dermatólogo pediátrico, ya que él podrá diagnosticar y tratar la afección de tu hijo como corresponde. ¡Que vaya bien!

Tal vez te interese:

Toallitas

Toallitas Dodot Básico

La calidad de Dodot a un precio básico