Mes 7

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Mes 7

Bebé

Tu bebé ya tiene 7 meses

No quiere irse con nadie, sólo quiere estar con mamá o papá.

 

QUERRÁ PARTICIPAR EN TODAS TUS ACTIVIDADES, así que tenlo cerca mientras haces cosas. A esta edad, el día del bebé se llena si se mantiene ocupado y entretenido. Ten en mente que llevarse los juguetes a la boca y babear es parte de su manera de explorarlo todo.

Hogar a prueba de niños.

Si bien aún no puede hacerlo, a medida que el pequeño empiece a perfeccionar el arte de coger, sujetar y mover cosas de un lado a otro, tendréis que adoptar algunas medidas para que la habitación del bebé sea segura. Te ofrecemos algunas sugerencias para convertir tu casa en un hogar a prueba de niños.

 

- Retirad los aparatos eléctricos, objetos frágiles y cables de las áreas donde bañáis y cambiáis de pañal al bebé y de su cuna.

 

- A medida que el bebé se vuelve más activo, empezad a cambiarle los pañales en una superficie más baja donde no pueda darse la vuelta. El suelo es la mejor opción. Si aún utilizáis el cambiador, no dejéis de sujetarlo ni un segundo mientras lo cambiáis.

 

- Mantened los peluches grandes y las almohadas fuera de la cuna.

 

Aseguraos de que vuestro hijo tiene juguetes apropiados para su edad. Éstos pueden ser simples juguetes para apilar, juguetes que hagan ruidos, piezas que aparecen repentinamente al tocarlas o juguetes que se puedan golpear. Los juguetes de los hermanos mayores suelen tener piezas pequeñas o frágiles, por lo tanto, es mejor mantenerlos fuera del alcance del bebé. Además, si queréis evitar problemas, mantened en lugares separados los objetos de cada hijo. Evitad los globos, porque pueden ser muy peligrosos si un niño de esta edad se lleva alguno a la boca.

 

Problemas digestivos.

Las pequeñas molestias digestivas son muy comunes entre los niños pequeños. Es importante aprender a manejarlas en el hogar para evitar las visitas a servicios de urgencia, hospitalizaciones y molestias prolongadas.

 

Una de las más comunes es la diarrea, es decir, heces líquidas de apariencia y frecuencia distinta de aquellas que el bebé acostumbra a tener. Éste es un concepto importante porque muchos bebés, especialmente los que están alimentándose con leche materna, normalmente presentan heces líquidas.

 

La mayoría de las diarreas infecciosas son causadas por virus que son más comunes en verano, pero que pueden presentarse en cualquier momento. No hay remedio para esto, excepto el tiempo, y el período habitual es de varios días. La clave es asegurarse de dar al bebé una gran cantidad de líquido, y lo ideal serían las soluciones de rehidratación oral, aun cuando no tenga mucho apetito o no parezca tener sed. Alimentadlo con comida blanda en porciones pequeñas durante el día. Intentad darle compota de manzanas, arroz, plátanos, puré de patatas u otro alimento que no sea rico en fibra.

 

Si alimentáis al bebé con leche de iniciación, añadid de 20 a 50 ml adicionales de agua a la mezcla para diluirla. Hay que evitar que el bebé tome infusiones azucaradas y zumos de frutas en exceso, pues, en realidad, pueden aumentar la pérdida de líquido. Tampoco utilicéis leche desnatada hervida: contiene demasiada sal y puede ser perjudicial para los intestinos sensibles.

 

Si las deposiciones del bebé son muy líquidas y frecuentes, tal vez sea necesario darle de 20 a 50 ml de solución de rehidratación oral por comida durante 24 horas antes de volver a su forma de alimentación habitual. Si la diarrea no mejora, consultad al pediatra. No suministréis ningún medicamento para la diarrea sin las instrucciones claras de un pediatra experimentado, podría causar una grave obstrucción intestinal y sedación.

 

¿Cuándo preocuparse? Acudid de inmediato al pediatra cuando:

 

- El bebé tenga la boca seca, ausencia de lágrimas, orina oscura o parezca muy enfermo, pues todos estos son signos de deshidratación.

 

- Sus heces contengan pus o sangre o sean negras o constantemente verdes.

 

- Tenga vómitos junto con la diarrea, de más de ocho horas de evolución.

 

- Presente fiebre alta o dolores abdominales fuertes junto con la diarrea.

 

Coméntalo.

Es normal preocuparse por el bebé. También es normal cansarse de cuidarlo. No obstante, si no estás disfrutando de la maternidad en absoluto o si todo el tiempo estás angustiada por el bebé, debes hablar con un profesional.

 

Tal vez podrías comenzar con el pediatra, quien puede recomendarte ayuda si la necesitas. Aseguraos de dejar tiempo para que tu pareja y tú estéis juntos. El desarrollo emocional del bebé está directamente ligado con vuestra propia felicidad y bienestar.

Ampliando su círculo.

Éste es el momento en que comienza a notarse la ansiedad del bebé al estar con extraños y separarse de sus padres. La preocupación al estar con extraños indica un reconocimiento cognitivo de las diferencias entre las personas.

 

Invitad a otros a entrar en la vida del bebé para que pueda aprender de ellos. No obstante, advertidles que eviten tomarlo en brazos hasta que él las haya observado y comience a superar su preocupación inicial. Disminuid al mínimo las separaciones e interrupciones innecesarias en su rutina. No es necesario sobreprotegerle, sin embargo, debéis daros cuenta de que vuestro bebé está viviendo un período de cambios importantes y exigentes en su desarrollo. Es importante darle tiempo y espacio para asimilar a las personas nuevas en su vida.

 

Las separaciones también pueden haberse convertido en algo más difícil recientemente. Aseguraos de preparar al bebé cada vez que os separéis de él. A esta edad, en realidad no entenderá lo que le decís, pero es posible que entienda bien el tono con que lo hacéis. No os disculpéis por salir. Sed firmes. Al principio, dejadlo solo por periodos breves y con alguien que él conozca. Cuando regreséis, hacédselo saber. Más adelante, aumentad de forma gradual el tiempo que os separáis de él. Esta etapa pasará, pero puede ser bastante desgarradora. No os preocupéis, porque todos los bebés pasan por esto.

 

Tal vez te interese:

Toallitas

Toallitas Dodot

Limpieza y cuidado en una sola pasada