¿Por qué a mi nieto le da por comer pelo y pelusas?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Por qué a mi nieto le da por comer pelo y pelusas?

Muchos niños prefieren una cierta clase de estímulos sensoriales y, en el caso de los más pequeños, una de las herramientas que utilizan para explorar los objetos es la boca. Sin embargo, en el caso de tu nieto, sus gustos pueden causarle problemas de consideración.

Dentro de poco, acumulará una bola de pelusas en su estómago, lo que puede causar una obstrucción intestinal potencialmente grave. Otro peligro es, tal como mencionas, que se atragante con riesgo de asfixia, con las pelusas. Cualquier persona que lo vea haciendo esto debe detenerlo de inmediato y darle otro objeto que también le encante.

Debes encontrarle un sustituto, quizás un animal de peluche que no suelte pelusas, una manta de tacto suave para que la acaricie, o en fin, haga con ello lo que se le ocurra. En algunas ocasiones, los niños que padecen anemia o problemas de desarrollo cogen esta clase de hábitos. Si tienes alguna duda más, llévalo al pediatra. Además, dentro de poco tendrás que llevarlo a la revisión de los 18 meses. Diles a los padres del pequeño que lleven esta información.

 

Tal vez te interese:

Toallitas

Toallitas Dodot

Limpieza y cuidado en una sola pasada