¿Debo llevar a mi hija a visitar a su abuelo que está muy enfermo?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Debo llevar a mi hija a visitar a su abuelo que está muy enfermo?

Hagáis lo que hagáis, la muerte del abuelo va a afectar a tu hija, al igual que a todos los demás. De hecho, ya se ha visto afectada, porque su rutina de vida se ha visto alterada, al igual que las actividades y los estados de ánimo de los tuyos.

A esta edad, la muerte en sí significa poco para ella. Más bien, la muerte afecta a los niños al trastocar sus rutinas y relaciones. Dile que su abuelo está muy enfermo y que no va a mejorar. Cuando muera, dile que su corazón dejó de funcionar (añadiendo todo aquello que creas conveniente, según la creencia religiosa que tengáis en tu familia), pero evita los eufemismos (como que se ha ido o está dormido) ya que confunden y atemorizan a los niños pequeños. Tu hija es hoy muy pequeña para entender verdaderamente los rituales o despedidas que acompañan un fallecimiento, pero tú deberás ayudarla.

Lo que más atemoriza a los niños es el aislamiento y las emociones fuertes e incomprensibles que experimentan los adultos, por eso, reafírmale que la quieres y trata de que la situación altere la vida de tu hija lo menos posible. Recuérdale a su abuelo con frecuencia, en forma positiva y mantén una fotografía de él y tu hija en un lugar en que la pequeña pueda verla. Sus recuerdos pueden volverse muy borrosos a medida que vaya creciendo, pero si tú le hablas del abuelo y de las cosas que hacían cuando aún estaba con vosotros, tu hija sabrá que esa persona tan especial la amó con todo su corazón.

 

Tal vez te interese: