Perspectivas de salud del niño adoptado

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Perspectivas de salud del niño adoptado

La adopción es asumir la responsabilidad social y legal de un menor por parte de un o de una pareja de adultos distintos a sus padres biológicos, es dar una familia a un niño adoptado y no un niño a una familia. La adopción es un proceso complejo y la principal complejidad tiene su origen en el abandono del niño adoptado y en sus consecuencias de las cuales la más importante es la elaboración de los duelos por las numerosas pérdidas sufridas (padres, hermanos, orfanato, cuidadores y país de origen) por el menor.

En el proceso de adopción entran en conflicto dos mundos muy diferentes entre si que son el de la idealización y el del dolor. El niño que no tiene una familia es un niño en situación de desamparo, un niño abandonado que es el verdadero motivo de la adopción, de todo ello se tiene que ser consciente para de esta forma poder establecer un buen vínculo y con el amor, cariño y los cuidados que le proporcionamos una vez vive con los padres adoptivos, le ayudaremos a ser feliz para que crezca como cualquier otro niño.

Una vez se le asigna a una familia un niño, empieza un proceso de preparación para poderlo recibir.

  1. Valoración del informe médico: informe médico del menor, es importante concertar una visita de preadopción con un profesional especializado para así poder valorar dicho certificado, en el que se hace referencia al estado de salud del niño, las vacunas que ha recibido, los hábitos de alimentación y de sueño. En esta visita también se prepara el viaje, dándose las recomendaciones oportunas según el país al que se va a viajar. Se recuerda a los padres que tienen que tener las vacunas al día (sobretodo la difteria y tétanos) y se recomiendan las vacunas específicas del país al que van a viajar.
  2. También es importante la preparación de un botiquín para los padres en el que tiene que haber: antitérmicos, sobres de solución de rehidratación oral por si se tiene diarrea y/o vómitos, repelentes de insectos, antihistamínicos, tiritas, alcohol, gasas. Se recomienda el tipo de ropa que se debe llevar -teniendo en cuenta el país y estación del año en que se viaja- se hacen algunas recomendaciones sobre los prevención que se tiene que temer ante la ingesta de algunos alimentos (por ejemplo se aconseja no comer alimentos crudos o poco cocinados, la fruta es mejor lavarla antes de pelarla, es aconsejable no beber agua que no sea envasada y no añadir cubitos de agua en las bebidas).
  3. Preparación de lo necesario para el niño: se aconseja el tipo de alimentación que tiene que seguir el niño, la cual variará según la edad del mismo, aunque lo mejor es hacer los mínimos cambios posibles y seguir con la misma alimentación que hacía en el orfanato y al llegar a España ya habrá tiempo de cambiarla y adecuarla. Si el niño es pequeño y aun toma leche adaptada no suele haber problema para comprarla en el país en el que se recoge al niño.
  4. Se recomienda preparar la maleta del niño con ropa según la edad, peso y talla aproximados, país y estación del año, y se aconseja no comprar zapatos pues es fácil no acertar la talla, se podrán comprar allí. También en base al peso y edad y si lleva o no pañales, se aconseja llevar una bolsa desde aquí. En el neceser pondremos un peine, colonia, jabón especial para niños, crema hidratante para después del baño, crema para el área del pañal.
  5. Preparación del botiquín para el niño: antitérmicos tipo paracetamol, soluciones para rehidratación oral infantil por si el niño tiene vómitos y/o diarrea, suero fisiológico para realizar lavados nasales en caso que lo precise, repelente de insectos para niños (según el país al que se viaje), y jeringa para administrar medicación en caso necesario.

En nuestro país el número de niños adoptados ha crecido de forma considerable, siendo actualmente el 2º país después de EEUU donde hay más adopciones, la mayoría de ellas se producen en el extranjero. Muchas veces vienen de países que están en vías de desarrollo, poco industrializados y con escasos recursos económicos y sanitarios, lo cual genera una alta prevalencia de enfermedades como consecuencia a la exposición a múltiples factores de riesgo propios del país de origen, a los que tenemos que sumar otros factores de riesgo como:

  • Los factores genéticos que en la mayoría de niños se desconocen y son una causa importante de enfermedades, algunas presentes desde el nacimiento, otras de aparición más tardía, meses incluso años.
  • Los factores prenatales (embarazos no deseados no controlados, enfermedades maternas con repercusión fetal, conductas de riesgo como tóxicos, alcohol, enfermedades de transmisión sexual), partos prematuros.
  • Los factores de riesgo que acaecen durante la institucionalización: los niños conviven en espacios reducidos con pocos cuidadores por niño, con escasa estimulación afectiva y sensorial, con una alimentación restrictiva deficitaria, que ocasiona déficits nutricionales, anemias, infecciones, raquitismo.

Tal vez te interese: