Ya casi has llegado: el tercer trimestre del embarazo

Ya casi has llegado: el tercer trimestre del embarazo

Ahora que ya pasaste con éxito dos tercios de tu embarazo, ¿qué puede suceder en los últimos tres meses? El tercer trimestre del embarazo, que va de la semana 28 a la 40, es un período extraordinario de crecimiento y desarrollo de tu bebé. Durante este trimestre, tu bebé comienza a producir grasa bajo la piel, con lo que empieza a asemejarse al bebé que esperas ver al momento de nacer.
 

 


Retrato en miniatura


Al término de la semana 32, es posible que el bebé pese alrededor de 1 kilo 800 gr y mida cerca de 42 cm. Continuará subiendo de peso rápidamente, de manera que cuando nazca, pesará cerca de 3,5 kg. Comenzará a desarrollar un ciclo sueño-vigilia. Es posible que empieces a notar cuándo está despierto y moviéndose, y cuándo está dormido y tranquilo. También es posible que notes períodos de movimiento rítmico que probablemente se deban a que tiene hipo.

Ahora tu bebé empezará a chuparse el pulgar o a hacer movimientos de succión con su boca, así es que ya habrá aprendido a mamar para cuando nazca. Sus párpados ya no están unidos, lo que significa que puede abrirlos o cerrarlos con regularidad. El bebé desarrolla su capacidad de ver y escuchar, y vas a notar que responde a los estímulos que le rodean, tales como los ruidos, la música o la luz. A pesar de que sigue dentro de ti, ¡empieza a reaccionar como un bebé "de verdad"!
 


Comodidad esquiva

Ahora bien, ¿qué pasa contigo? Probablemente conocerás los aspectos positivos y negativos de los últimos meses del embarazo. Los aspectos negativos tienen que ver con las molestias físicas que vas a sentir, que en su mayoría se deben al aumento progresivo del tamaño y el peso de tu bebé. Quizás te quedes sin aliento cuando el bebé comience a presionar tu diafragma y tus pulmones, así es que ya no será tan fácil subir las escaleras o caminar rápidamente por la manzana. Es posible que los dolores de espalda y la fatiga te obliguen a bajar tu ritmo de vida a causa del mayor peso que llevas contigo.

 

Tómatelo con calma.


Aprovecha este tiempo para relajarte y exigirte menos. Pide ayuda a tus amigos o miembros de tu familia cuando sea posible. Puede resultar difícil encontrar la posición adecuada para dormir por la noche y quizás te encuentres visitando el baño con mayor frecuencia a medida que el bebé va ejerciendo presión en tu vejiga. Será de gran ayuda disminuir el consumo de líquidos antes de acostarte.

Muchas mujeres notan una hinchazón (también llamada edema) en tobillos y pies a causa de los fluidos adicionales en su cuerpo. Mantener tus piernas en alto cada vez que puedas, ayudará a aliviar esta hinchazón. En cuanto a la parte emocional, es posible que te vuelvas claramente impaciente con esto del embarazo, ¡quieres a tu bebé en tus brazos y ya no más en tu útero!

A continuación presentamos más sugerencias para que tu tercer trimestre sea más cómodo y satisfactorio:

  • Si el clima lo permite, sal a dar un paseo unas cuantas veces por semana. El aire fresco te animará, favorecerá tu circulación sanguínea y disminuirá parte de los dolores y la rigidez que puedas experimentar.
  • Asiste a algún curso de preparación para el parto para aprender algunas formas de relajación y ejercicios de estiramiento. Utiliza los ejercicios de relajación que te enseñen, junto con algunos estímulos visuales y música que te ayuden a relajarte y concentrarte en la agitación que se avecina.
  • Por la noche, duerme del lado que más te acomode. Usa cojines para apoyar tus muslos y tu espalda.
  • Duerme al menos siete horas cada noche y una siesta en el día para que llegues al parto lo más descansada posible.
  • Lee. . . lee. . . lee. Al informarte sobre el parto, el nacimiento y los cuidados del bebé, disminuirán tus ansiedades y te prepararás para los acontecimientos que se avecinan.
  • No dejes de asistir a tus citas prenatales semanales para que tu proveedor de atención de salud pueda estar al tanto de tu avance y del de tu bebé a medida que se acerca la fecha del nacimiento. Saber que todo está bien te permite relajarte y disfrutar de las últimas semanas de embarazo.


Lo que viene.


Ahora bien, ¿cuál puede ser el posible aspecto positivo de tu tercer trimestre de embarazo? Más que nada, se trata de la expectación y emoción que aumentan día a día. Saber que tu bebé está creciendo sano, sentir cómo se mueve y patalea cada vez con más fuerza, prepararse para su nacimiento, elegir un nombre, comprar ropa de bebé y disponer de todo lo necesario para su cuidado en casa y darse cuenta que en sólo unas cuántas semanas estará allí contigo harán que este período sea especial. Por supuesto, ¡no está de más saber que toda la incomodidad física que ahora padeces es sólo temporal y que desaparecerá tan pronto como nazca tu bebé! Éste es un período sin igual, así es que trata de relajarte y disfrútalo. ¡Ya casi ha llegado!
 

 

Tal vez te interese: