AS9

Estás en la semana

Ir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Embarazo semana 12

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 12!

Tu bebé ya es niño o niña ¡pero todavía es sorpresa!

 

A FINALES DE ESTA SEMANA , se habrá completado la monumental tarea de formación de las nuevas estructuras corporales. Todas las piezas están ya en su sitio, desde los deditos de las manos hasta los dedos de los pies. Incluso los órganos sexuales están ya formados, aunque es demasiado pronto para que la ecografía revele con certeza si es niño o niña.

El desarrollo de tu bebé.

La cabeza está tomando forma. Este mes aparecerán los ojos, las orejas, la nariz y la mandíbula. También aparecerán las raíces de los dientes, aunque éstos no comenzarán a empujar hacia fuera hasta bastante tiempo después del parto. El cuero cabelludo y el vello corporal brotan como si fueran ""piel de melocotón"". Y las neuronas cerebrales comienzan a desarrollarse a razón de miles por minuto.

 

Los riñones comienzan a producir orina, el hígado fabrica bilis y la médula ósea crea células sanguíneas . Los órganos que aparecieron el mes pasado (el bazo, el páncreas y los intestinos) adquieren mayor complejidad. Los pulmones comienzan a practicar movimientos respiratorios. Y el corazón, ya con cuatro cavidades y latiendo a ritmo constante, incorpora nuevas capas de músculo y envoltura protectora.

 

A finales de este mes, el pequeño medirá más de 7,5 centímetros de largo y pesará entre 15 y 30 gramos.

 

El pequeño ya empieza a realizar algunos movimientos nuevos: mover los dedos de manos y pies, bostezar, chupar, tragar, etc. Y lo mejor de todo es que ya se mueve cuando se le toca a través de la barriga. El feto también comienza a mostrar signos de su personalidad en ciernes: algunos son tranquilos, mientras que otros son muy activos.

 

A las 11 semanas, el bebé está moviéndose un 30% del tiempo. Sin embargo, a partir de este mes el cerebro le dice al cuerpo: ""Tranquilo... que te vas a cansar."" Los movimientos pasan a ser menos frecuentes, pero más coordinados y elaborados.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

Una época de cambios de ánimo.

Cuando se está embarazada, se sienten muchas emociones. A veces sentirás auténtica excitación (""¡No puedo creer que vaya a tener un bebé!""). Otras, se apoderarán de ti los temores (""¿Y si me ocurre algo a mí o al bebé?""). Quizá incluso te preguntes si no será todo un error (""Quizá no sea el mejor momento para esto"").

 

No dejes que estos sentimientos contradictorios te preocupen . Son perfectamente normales. Lo mejor que puedes hacer es relajarte y afrontar esta montaña rusa con serenidad.

 

Otra manera de hacer frente a estas emociones contradictorias es mantenerte informada acerca de tu embarazo.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

El ejercicio durante el embarazo.

El ejercicio durante el embarazo es bueno para la madre y para el bebé. Facilita la circulación sanguínea entre vosotros,, reduce algunas molestias del embarazo, aumenta tu energía y mejora tu estado de ánimo. Pero hay que seguir algunas reglas sencillas.

 

He aquí algunas recomendaciones:

 

- Haz ejercicio por lo menos tres veces a la semana, durante un máximo de 30 minutos seguidos.

 

- Evita los estiramientos pasivos forzados, como tratar de tocarte los dedos de los pies. Evita también dar tirones bruscos o realizar movimientos de rebote.

 

- Limita la actividad aeróbica a la variedad de bajo impacto, como caminar a paso rápido, nadar y pedalear en la bicicleta estática.

 

- Protege tus músculos abdominales y lumbares adoptando posturas adecuadas y evitando ejercicios que te obliguen a forzarlos, como las elevaciones de tronco completas.

 

- Controla tu ritmo cardíaco en máximo esfuerzo, a fin de no superar las 140 pulsaciones por minuto.

 

- No olvides realizar siempre un calentamiento previo y estiramientos posteriores.

 

- Recuerda que si deseas continuar con las rutinas de ejercicio que venías realizando antes de quedarte embarazada, deberás consultar con tu médico.

 

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Alimentación durante el embarazo.

Cuando se está embarazada se debe comer el doble de bien, pero no el doble de cantidad. La mayoría de las mujeres gestantes no necesitan más que unas 300 calorías adicionales diarias.

 

Una buena guía para tener una dieta adecuada durante la gestación es mantener las siguientes proporciones:

 

- Cereales: consume de 4 a 6 raciones diarias de cereales, ya sea en forma de pan, cereales, arroz o pasta.

 

- Fruta y verdura: consume de 2 a 4 raciones diarias de fruta y de 3 a 5 de verdura.

 

- Carne y lácteos: consume 2 ó 3 raciones diarias de carne, pollo, pescado, judías, huevos o frutos secos y otras 2 ó 3 de productos lácteos (leche, yogur o queso).

 

- Grasas/dulces: evita consumir muchos alimentos de este grupo; los aperitivos no son muy nutritivos.

 

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Las primeras pruebas médicas.

En la primera visita médica, te solicitarán una serie de pruebas que permitirán valorar el riesgo de aparición de complicaciones durante el embarazo.

 

1. Análisis de sangre, para detectar:

 

- Factor Rh. Si tu Rh es negativo y el de tu pareja es positivo, deberán administrarte una vacuna en semana 28 de gestación para prevenir que tu sangre pueda reaccionar contra la del feto.

 

- Anemia (escasez de glóbulos rojos). Aunque durante la gestación es normal que exista la denominada Anemia fisiológica del embarazo, en ocasiones, puede darse anemia causada por una deficiencia en hierro u otras circunstancias que requieren tratamiento.

 

- Rubéola. Puede ser causa de malformaciones fetales si contraes esta enfermedad durante el embarazo. No obstante, hoy en día la mayoría de mujeres están vacunadas, por lo que el riesgo es muy bajo.

 

- Hepatitis B. Este virus puede causar una grave enfermedad hepática, que puede transmitirse al bebé durante el parto. Si das positivo, el bebé tendrá que ser vacunado nada más nacer. Además, tú deberás ser visitada por el hepatólogo para valorar la necesidad de recibir tratamiento.

 

- VIH . Hoy en día, hay tratamientos muy eficaces durante la gestación y el parto que pueden evitar que el virus se transmita al bebé.

 

2. Análisis de orina. Con este análisis pueden detectarse las infecciones de orina. También sirve para comprobar los niveles de proteína o glucosa, que pueden ser indicios de diabetes gestacional o toxemia (preeclampsia).

 

3. Otros análisis de sangre, para detectar:

 

- ETS (enfermedades de transmisión sexual). La sífilis es una bacteria que puede perjudicar a la madre y al futuro bebé, por lo que es necesario tratarla con antibiótico.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

La elección del médico y la comadrona.

Probablemente, ya debes contar con un buen obstetra para el embarazo y el parto o, estás pensando en encontrarlo. En cualquier caso, es importante estar en buenas manos en estos momentos.

 

¿Sabes qué tienes que tener en cuenta?

 

A la hora de elegir un ginecólogo y una comadrona es importante valorar qué tipo de parto te gustaría tener. ¿Deseas dar a luz en un hospital o en casa?, ¿querrás anestesia?, ¿te preocupa la episiotomía (un corte cerca de la vagina para dejar al bebé más espacio para salir)?

 

Por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Tal vez te interese: