AS17

Estás en la semana

Ir

Embarazo semana 20

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 20!

¡Estamos en el ecuador del embarazo! ¿Ya sabes el sexo de tu bebé?

 

¡ENHORABUENA! YA HAS LLEGADO A LA MITAD DE TU EMBARAZO. Has hecho un largo camino en estos cuatro meses y medio. Tu útero tiene ahora tres veces su tamaño original.

A partir de ahora, tu útero crecerá algo menos de un centímetro cada semana hasta que des a luz.

Preparados, listos, ¡a crecer!

En estos momentos, tu bebé se concentra en aumentar de tamaño. Sus órganos crecen y aparece una grasa especial bajo la piel. Comienza a formarse la vérnix caseosa, un espeso unto sebáceo blanco que protege la piel y que ayudará al bebé a salir de tu vientre en el momento del parto.

 

El pequeño pesa entre 230 y 260 gramos y mide de 13 a 15 centímetros. Durante este mes, aumentará todavía algunos gramos de peso y crecerá de 2 a 5 centímetros.

¿Ya notas los movimientos de tu bebé?

Es probable que a estas alturas ya te sientas verdaderamente embarazada, en parte debido a que ya sientes al bebé moverse y dar pataditas. Quizá no estés segura de lo que sientes al principio ¿son pinchazos, burbujas, retortijones...? Esta sensación suele manifestarse entre la semana 16 y la 20.

 

Tu bebé comenzó a moverse ya hace algún tiempo, pero hasta ahora no tenía el tamaño suficiente para que tú sintieras sus cabriolas. ¡Disfruta de la acción!

 

Al igual que tú notas las acrobacias del bebé, tu pequeño también está en contacto con tus movimientos y los cambios de tu cuerpo.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

El estrés durante el embarazo.

El estado emocional de la madre afecta al bebé durante la gestación. Por ejemplo, si sufres de estrés, aumentará el ritmo cardiaco y la actividad de tu bebé.

Aceptémoslo: vivir sin estrés es imposible. No obstante, hay que intentar evitar el estrés extremo o crónico.

 

Los estudios demuestran que los hijos de madres muy estresadas sufren más trastornos estomacales, lloran más y presentan temperamentos más difíciles tras el parto. Por supuesto, los genes influyen en los rasgos de la personalidad. Además, muchas madres que están extremadamente estresadas durante el embarazo, sufren idéntica tensión tras el parto.

 

Descansa, come bien, acude a alguien que te ayude a aliviar el estrés y, sencillamente, tómatelo con calma. Mantente en contacto con tu familia y amigos. Cuanto más relajada estés, más relajado estará también tu bebé.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Los carbohidratos durante el embarazo.

Es posible que hayas recibido información contradictoria acerca de los carbohidratos: ¿Son alimentos de gran aporte energético o meras calorías vacías? ¿Y cuál es su papel durante la gestación? La respuesta dependerá del tipo de carbohidratos que consumas.

 

Los carbohidratos sencillos aportan energía y calorías, pero no tienen gran valor nutricional. Algunos carbohidratos sencillos son el pan, el arroz y la pasta blancos, los cereales refinados, las galletas, la bollería y los azúcares.

 

Los carbohidratos complejos , por otra parte, están repletos de minerales, proteínas y fibra, todo ello necesario para usted y para su bebé. Son carbohidratos complejos la fruta y la verdura; el pan, los cereales, la pasta y el arroz integrales; las alubias y los garbanzos; y las patatas preparadas al horno o al vapor sin quitar la piel. Haz una buena provisión de éstos.

 

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Cómo cuidar del bebé.

Quizá te resulte difícil imaginar cuánta atención te exigirá tu bebé una vez nacido, ya que, por el momento, tu cuerpo le da todo lo que necesita. Pero las cosas cambiarán drásticamente cuando tengas a tu hijo en tus brazos.

 

El útero está diseñado para dar al bebé todo lo que necesita: las condiciones de luz y temperatura son perfectas, nunca hay demasiado ruido, el sueño y el alimento llegan automáticamente y todos los movimientos del pequeño se amortiguan en un líquido.

 

Sin embargo, después del parto tendrás que estar muy atenta al bienestar del bebé. Afortunadamente, lo que tú sientes durante el embarazo y las técnicas que utilizas para tu propio confort te preparan perfectamente para atender a tu bebé. Cuando cambies de posición para aliviar las molestias musculares, ten en cuenta que tu recién nacido necesitará lo mismo. Cuando tu cuerpo te exija alimento, recuerda que tu bebé también necesitará comer en el mismo momento. Cuando llores porque te sientes cansada o abrumada, date cuenta que tu bebé también llorará por los mismos motivos.

 

Pensar en tu bebé como una prolongación de ti misma hará que atenderle te resulte la cosa más natural del mundo.

 

Por la Dra. Ann Corwin y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Problemas tiroideos durante el embarazo.

La glándula tiroides tiene una importante función reguladora del metabolismo (el consumo de energía en el organismo). Si la tiroides no funciona correctamente, se puede sufrir de hipotiroidismo (hipoactividad de la glándula) o hipertiroidismo (hiperactividad de la glándula). Estas enfermedades pueden tener efectos muy perjudiciales para la gestación si no se detectan (mediante un sencillo análisis de sangre) y se tratan a tiempo.

 

Hipotiroidismo

Este tipo de desequilibrio puede perjudicar el desarrollo psíquico del niño. Algunos síntomas que pueden aparecer:

 

- Fatiga

 

- Un aumento de peso inesperado

 

- Sequedad en la piel

 

- Intolerancia al frío

 

- Debilidad muscular

 

Hipertiroidismo

Esta enfermedad puede aumentar el riesgo de que el bebé nazca con muy poco peso o que la madre sufra de preeclampsia, una enfermedad que se caracteriza por una elevada presión sanguínea. Algunos síntomas que pueden aparecer:

 

- Intolerancia al calor

 

- Calor en la piel

 

- Sudor

 

- Temblores

 

- Pérdida de peso

 

- Palpitaciones

 

Afortunadamente, muy pocas mujeres embarazadas sufren de una u otra forma de desequilibrio tiroideo. Con todo, si observas cualquier cosa inusual, es mejor que se lo comuniques a tu médico para no correr riesgos. Has de estar atenta a estos síntomas también cuando nazca el bebé, ya que 1 de cada 20 mujeres desarrollan problemas tiroideos después del parto.

 

Por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton

¿Es seguro practicar el sexo?

Para empezar, así es como te has quedado embarazada. Pero algunas parejas temen que el acto sexual pueda dañar al bebé o causar un parto prematuro. No te preocupes: si tu embarazo no presenta complicaciones, el sexo es seguro y puede ser muy placentero.

 

¿Qué es normal?

El útero se contrae durante un orgasmo, pero estas suaves contracciones no entrañan peligro alguno. Incluso puede que sientas que tu bebé da pataditas después del acto sexual, en respuesta al movimiento de balanceo que ha sentido con las contracciones.

 

Es posible que observes a veces algunas manchas tras el acto sexual. Esto puede ocurrir más fácilmente durante el embarazo porque el cuello uterino se llena de vasos sanguíneos, algunos de los cuales pueden romperse durante el acto.

 

¿Cuándo preocuparse?

Si un par de horas después sigues manchando lo mismo o más, llama a tu médico. Y si has sangrado en algún momento durante el embarazo, evita las relaciones sexuales hasta que el médico las autorice.

 

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

Momentos de ansiedad al ser padre.

Es normal preocuparse durante el embarazo. ""¿Qué pasa si algo va realmente mal?"" ""¿Qué pasa si no soy un buen padre?"". Expresa tus temores en voz alta. Quizá te resulte difícil, pero una vez comiences a hablar de lo que tienes en mente, te será mucho más fácil controlar tu ansiedad.

 

Por el Dr. Lawrence Kutner y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Tal vez te interese: