AS25

Estás en la semana

Ir

Embarazo semana 28

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 28!

Sus pulmones se desarrollan día a día y tu bebé ya sabe respirar, ¡aunque no tenga aire!

 

ESTA ES UNA ETAPA VITAL para el desarrollo de los pulmones del bebé. Ambos se están llenando de vasos sanguíneos. Cuando inspire su primera bocanada de aire, sus pulmones absorberán el oxígeno y lo enviarán a estos vasos, que harán circular la sangre oxigenada por todo su cuerpo. El pequeño también está empezando a fabricar una sustancia tensioactiva que evita que los alvéolos de sus pulmones se adhieran entre sí. Esta sustancia le permitirá respirar correctamente al nacer. También están madurando los tubos bronquiales, ramificándose cada vez más.

Regreso al futuro.

Ahora que ya estás cerca del momento en que podrás abrazar a tu bebé, es probable que tus emociones sean más intensas cada día que pasa. Es incluso posible que te entristezca tener que cortar este vínculo único que supone tener el bebé en tu interior. En cualquier caso, ten paciencia ante las dificultades y disfruta de estos meses finales.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

El desarrollo de tu bebé.

Los órganos del bebé han alcanzado un estado de desarrollo suficiente para que comience a ponerlos a prueba. Los pulmones se están dividiendo y comienzan a trabajar (aunque el bebé todavía no respira en realidad).

 

Sus riñones ya producen orina con regularidad que se mezcla con el líquido amniótico. El bebé traga este líquido y lo vuelve a ""respirar"". Este reciclaje ayuda a sus pulmones, intestinos y riñones a practicar sus tareas de respiración, digestión y eliminación.

Los ojos del bebé están muy ocupados últimamente. Puede abrirlos y cerrarlos y mirar a su alrededor. A las 30 semanas ya será bastante capaz de coordinar los movimientos de sus ojos y de su cuerpo. Por ejemplo, parpadeará y apartará la mirada si el abdomen de la madre recibe una luz brillante.

Aunque el bebé tiene un suave cabello en la cabeza, es probable que el color definitivo sea más claro y lo perderá en un plazo de uno o dos meses después del parto.

Ahora pesa aproximadamente 1.200 gramos y mide entre 35 y 38 centímetros de longitud.

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

Las molestias del tercer trimestre.

Ya estás más cerca que nunca de ver a tu bebé. Pero quizá todavía tengas que soportar algunos dolores nuevos antes de dar a luz. El aumento de peso y la presión ejercida por el bebé conllevan sus propias molestias.

Consejos para respirar mejor: El útero aumenta de tamaño en el abdomen y presiona sobre el diafragma, que a su vez ejerce presión sobre los pulmones. Ello implica que puede resultarte más difícil respirar, incluso tumbada. En este caso, prueba a dormir un poco incorporada, rodeada de almohadones que te sirvan de apoyo.

Además, durante la gestación, todo el sistema gastrointestinal se ralentiza y los músculos del estómago y del esófago se relajan. Por este motivo, los ácidos gástricos pueden fluir hacia atrás, provocando ardor e indigestión. Para aliviar estos síntomas, haz comidas pequeñas y frecuentes y evita los alimentos grasos. También conviene mantenerse vertical después de comer.

 

Por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

La alimentación adecuada.

Quizá estés tomando un suplemento vitamínico prenatal, pero también es esencial obtener vitaminas y minerales de los alimentos, especialmente calcio y hierro.

El calcio es un elemento fundamental para la formación de los huesos y los dientes del bebé y también ayuda a conservar la resistencia ósea de la madre. Las mujeres de menos de 19 años necesitan 1.300 miligramos diarios. A partir de esta edad, se necesitan 1.000 mg diarios.

 

Cada una de las siguientes raciones contiene 300 mg de calcio. Trata de consumir cuatro de estas raciones cada día:

• Alrededor de un cuarto de litro de leche o 250 gramos de yogur.

• De 40 a 60 gramos de queso curado.

• 350 gramos de verdura fresca, cocida.

 

El hierro ayuda a fabricar células de sangre y previene la anemia. Las mujeres gestantes necesitan 30 mg diarios de hierro. Es conveniente obtener el hierro de los alimentos, ya que los suplementos de hierro pueden provocar estreñimiento, algo que posiblemente ya te esté causando problemas. No obstante, la mayoría de las mujeres necesitan tomar suplementos de hierro durante el embarazo porque es difícil obtener todo el hierro necesario exclusivamente a través de la dieta.

 

Trata de consumir al menos cuatro raciones diarias de estos alimentos ricos en hierro:

 

• 125 gramos de fruta deshidratada, como albaricoques, uvas o ciruelas pasas (las ciruelas frescas también son buenas).

• 250 gramos de judías secas cocidas, guisantes secos o lentejas.

• 250 gramos de verduras de hoja oscura.

• 1 tostada de pan integral o unos 30 gramos de cereal integral.

• Unos 60 gramos de almendras o nueces.

• Unos 60 gramos de carne roja.

 

Por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

La lactancia materna.

La naturaleza te ha puesto todas las facilidades para dar el pecho a tu bebé. El cuerpo de la madre produce justo las cantidades adecuadas de los nutrientes de alta calidad que necesita el bebé. Aunque no es preciso que comas alimentos especiales mientras das el pecho, sí conviene que mantengas una dieta equilibrada para la salud de ambos.

Lamentablemente, en la leche materna se pueden encontrar cosas malas junto con las buenas. El alcohol, las drogas y algunos medicamentos pueden pasar de la madre al niño mientras le das el pecho. Antes de consumir cualquier fármaco, es importante consultarlo con tu médico.

 

Si eras fumadora y lo dejaste al quedarte embarazada, no vuelvas a fumar mientras das el pecho, ya que pasarás la nicotina y otras toxinas a tu bebé. El humo ambiental crea riesgos adicionales para el pequeño. Mantén un ambiente sin humos... ¡para ambos!

 

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Para los futuros padres.

Algunos hombres se preparan para la llegada del bebé poniendo en marcha nuevos proyectos, como decorar la habitación del niño o hacer horas extras en el trabajo. Estos son esfuerzos honrosos, pero no te dejes llevar demasiado. Recuerda que tu pareja necesita mucha atención en estos momentos. A veces no hay tiempo mejor empleado que el que pasáis juntos sin hacer absolutamente nada.

 

Por el Dr. Lawrence Kutner y el Dr. Jim Thornton

 

Artículos relacionados:

Tal vez te interese: