Sí. Para poder prevenir las pérdidas de orina es importante ejercitar el suelo pélvico. En la medida en la que los músculos del suelo pélvico estén fuertes y se contraigan eficazmente, la probabilidad de tener escapes es menor. Incluso sin estar embarazadas deberíamos practicarlos, pero si estamos embarazadas nos ayudará a estar preparadas durante el embarazo y el posparto.

Además estos ejercicios tras el parto nos ayudarán a prevenir problemas de incontinencia en la edad madura. Estos ejercicios se denominan “Ejercicios de Kegel”.

Ejercitando estos músculos día a día se contribuye a evitar la aparición de pérdidas de orina y, además:

  • Facilitan el proceso de encaje y de dilatación del canal muscular por donde saldrá el bebé.

  • Pueden producirse menos desgarros y dolor después de dar a luz.

  • Ayudan a incrementar el placer sexual y volver a una vida sexual normal tras el parto.