El arte del collage

El arte del collage

Hacer un collage implica manipular y pegar varios materiales y objetos a gusto del niño sobre una superficie plana. Resulta muy fácil fomentar este valioso proceso creativo de crear un collage en el hogar, con las siguientes indicaciones, útiles para iniciar al niño.

  • Sobre todo, sencillez. Un buen punto de partida para muchos niños pequeños es un collage de pegatinas. Dale al niño una hoja de papel y algunas pegatinas autoadhesivas. Con ello se evitará tener que aplicar pegamento, lo cual resulta difícil para algunos niños. También puedes ofrecerle cinta autoadhesiva transparente. Utiliza un poco de cinta para pegar un trozo de film a una mesa, con el lado adherente hacia arriba. Invita al niño a poner sobre esta superficie algunos objetos planos, como hojas de árboles, pequeñas formas recortadas de papel o tiras de tela. Coloca otro trozo de cinta encima, con el lado adherente hacia abajo, de modo que los objetos queden en medio. Cuelga el collage en una ventana para que pasen los rayos del sol a través.
  • Recoge objetos interesantes. Buscar materiales puede convertirse en toda una aventura. Lo único que hace falta es que todo lo que recojáis esté limpio, no sea tóxico ni tenga bordes afilados y no sea nada con lo que el niño se pueda atragantar. Acostumbraos a buscar objetos interesantes cuando vayáis de paseo, ya que es una buena manera de que el niño abra los ojos al mundo que le rodea. Hojas, ramitas, semillas, nueces, guijarros, conchas y vidrios de colores redondeados encontrados en la playa son buenos materiales. 

En casa también hay posibilidades, como corchos, tapones de botellas, bolas de poliestireno, restos de telas, pequeñas cajas de cartón, tubos de papel higiénico y cajas de huevos. El papel es otra fuente de inspiración: prueba a cortar papel de envolver, tarjetas de felicitación, revistas y fotos de catálogos de semillas. Clasifica todo por tamaño, color o material (¡al niño le encantará ayudar!) y guárdalo en recipientes etiquetados.

  • La presentación ha de ser atractiva. Organiza los materiales de modo que inviten al niño a participar. Pon algunos materiales sobre diferentes tapas de cajas de huevos. Realiza una primera preselección para evitar que el niño se sienta abrumado. El lado seccionado de la caja puede utilizarse para resaltar pequeños objetos concretos, como una hoja de árbol, una concha o un trozo de tela o papel interesante. Dale tiempo al niño para manipular y analizar los objetos y materiales y háblale de su forma, textura, color y tamaño. Averigua si al niño le gustaría crear una obra temática, como un collage hecho de todo tipo de cosas de color blanco, o de círculos, o con bultos, o un mini-collage, o un collage hecho totalmente de madera o de materiales naturales.
  • La base debe ser firme y plana. Dale al niño un trozo de papel grueso, un plato de papel o un trozo de cartón. Para pegar papel puedes utilizar pegamento de barra, pero si vas a pegar objetos tridimensionales más pesados es mejor la cola blanca. Echa un poco de cola blanca en un recipiente de plástico y dale al niño un pincel para pegamento.

Si es la primera experiencia del niño con cola, enséñale a ponerla sobre el material y a presionar después el lado encolado contra la base. Ten siempre a mano unas tijeras para niños, por si el niño quiere cortar algo a medida. Describe lo que está haciendo mientras trabaja, para que comprenda bien todo el proceso. Fomenta su creatividad y asegúrate de que el collage sea lo que él quiera, no lo que quieras tú.

A medida que un niño va descubriendo nuevas maneras de utilizar los objetos que encuentra, aumenta su capacidad de inventiva. Cortar, montar y pegar pequeños objetos sobre una superficie mejora su coordinación de manos y ojos y afina la motricidad de sus músculos. Crear un collage puede disparar la imaginación del niño e incluso darle una mayor conciencia de sí mismo mientras representa sus pensamientos e ideas a su manera.
 

 

Tal vez te interese: