Los mejores juegos para los dos años

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Los mejores juegos para los dos años

Verás que hemos recopilado juegos que son más “de hacer cosas” que “de usar juguetes”, porque en esta etapa su mundo se “está abriendo” y el juego no es ya tan concreto como empujar una pelota, es más sutil. Aún así, aunque hay niños a los que les gusta “jugar a muchas cosas”, no te extrañes si desde que es muy pequeño prefiere solamente un tipo de juguetes.

Repetir, repetir y repetir

Las rutinas y la repetición de actividades y secuencias son fundamentales en esta etapa, ya que permiten a nuestros niños empezar a sentirse seguros por sí mismos y ganar autonomía. Además a través de ellas van descubriendo conceptos como “antes” y “después”, “mañana”, “tarde” y “noche”.

El cuento antes de dormir: un ritual genial que ayuda a su capacidad verbal y a su capacidad para escuchar. Además es bueno enseñarles desde pequeños a amar los libros y la lectura, ¡llena su vida de historias maravillosas y de fantasía!”. El momento de irse a la cama es muy especial, y se hará el remolón si no hay una buena razón, como ese ratito de lectura, para llevarle a tener dulces sueños. Puede que te pida 100 veces que le leas el mismo cuento (o ver la misma película de dibujos, o jugar al mismo juego…), no te preocupes. Están en una época en la que repiten mucho, forma parte de su desarrollo.

Leer con ellos (y no para ellos): elige cuentos con animalitos e ilustraciones de cosas que conozcan, les encantarán. Deben ser de páginas de cartón, con poca letra y resistentes para que también puedan manipularlos ellos mismos.

¿Cocinamos los domingos?: ya les va gustando colaborar en la cocina, así que un día a la semana puedes llevártelo de pinche para que juegue con la masa del pan o las galletas.

Estimular para aprender

Los niños aprenden jugando: al jugar desarrollan su creatividad, practican nuevas habilidades, descubren las propiedades de las cosas que tienen cerca y se relacionan. Es el momento de estimularles para hablar (hablándoles bastante, al jugar, al pasear, a la hora de comer o ver la tele) y aprender nuevas palabras, sin olvidarnos de los otros sentidos, como el tacto, el oído, la vista y el olfato.

¡Andar descalzo!: se trata de que caminando con los pies descalzos y los ojos cerrados aprenda a distinguir sobre el “material” o “sustancia” que está caminando. Para este juego puedes preparar un camino al aire libre y disponer sobre él arena, fango, agua, garbanzos, bolas de gel... Además fomenta la apertura a nuevas experiencias.

Hola naturaleza: las actividades relacionadas con la naturaleza como hablar de la salida y puesta de sol, del arco iris, de las estrellas, coleccionar hojas y flores, y sembrar plantas o esquejes.... le ayudan a entender el mundo, a saber lo que ve, donde vive, etc. Además las actividades al aire libre son fundamentales para el desarrollo de la visión, ya que el niño tendrá que mirar lejos y a diferentes distancias.

Los instrumentos musicales: xilófonos, panderetas, tambores, maracas y pianos serán un acierto, llévale a la tienda y que sea él el que elija cuál quiere tocar… ¿Qué tal una batería?

Pinturas de dedos y ceras: los colores son una experiencia fascinante, los garabatos y las líneas les ayudarán a desarrollar los movimientos de las manos. Eso sí, solo si ellos quieren… pues no todos los niños están preparados para pintar a esta edad.

Juegos de observación

A esta edad ya lo empiezan a observar y a ver todo con más claridad. Es el momento de empezar con el clásico “veo veo” o los juegos de memoria con tarjetas le encantarán. Puedes buscar un juego sencillo de emparejar imágenes, escoge una versión con dibujos grandes y marcados que tu hijo pueda reconocer. Los juegos de este tipo son fantásticos para desarrollar habilidades con los números, así como la memoria y la agilidad mental.

Colocar y encajar

Puzles y encajables
Los juegos que le permiten ordenar materiales de forma lógica y clasificar objetos les encantan, y además les vienen muy bien en esta etapa. Encajables de hasta ocho o diez piezas con colores y formas llamativas, construcciones en madera o de otro material que no pese en exceso, y sin aristas. Por ejemplo vasos o cajas de diferentes tamaños serán juguetes que les permitan experimentar. Pueden hacerlos una vez detrás de otra y montarte torres en un minuto, les encanta construir.

Compartir e imitar

El espejo: Desarrolla la atención del niño y la capacidad de observación e imitación, le ayuda a coordinar sus movimientos y a estimular la expresión corporal. El juego se basa en imitar los movimientos de cada uno, para ello lo mejor es usar un espejo para "ensayar", así él podrá verse y luego jugará sin necesitarlo. Mueve los brazos, gira y juega con las expresiones de la cara, enfatizando cada gesto: alegre, triste, aburrido, enfadado.

¿Tomamos el té en la cocinita?:A partir de los dos años, los niños pasan del juego en paralelo a compartir juegos con otros niños. ¡Los juegos de representación empiezan a gustarles! El juguete estrella son las cocinitas, pero poco a poco irán desarrollando más actividades representativas: los disfraces.

Disfraces y personajes: En este tiempo pasarán de llevar lo que nosotros les ponemos a elegir por sí mismos (más o menos) de qué quieren disfrazarse, y jugar a ser personajes de sus películas favoritas o temibles fantasmas y brujas de Halloween. Alimenta este gusto por el disfraz, es vital para su imaginación, y recuerda tú también que una caja puede ser una casita; un sillón, un barco; y el mar, el suelo que estás fregando.

¡Sabes que nos encanta escucharte! ¿Qué te ha parecido este artículo? Si tienes algún otro juego que quieras compartir con nosotros para los niños de dos años, comenta por aquí.

Link descargar PDF – Descargar juego de cartas de memoria

Tal vez te interese: