Pintar y dibujar

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Pintar y dibujar

A la mayoría de los niños les encanta pintar y dibujar. A continuación se exponen algunas indicaciones para fomentar su creatividad e incorporar el hábito de dibujar y pintar en su vida cotidiana.

  1. Crea un espacio artístico. Encuentra un lugar adecuado para que el niño experimente sin cortapisas con los materiales más sucios. Para pintar, es conveniente que haya un lavabo cerca. El niño puede pintar en un caballete o sobre una superficie plana, como una mesa de cocina o de trabajo. O también puedes poner algunos periódicos en el suelo.
  2. Pon útiles a su disposición. Deja al alcance del niño lápices, rotuladores no tóxicos y otros materiales para dibujar. También puedes guardar estos útiles en papeleras abiertas y dejarlas en un estante bajo.
  3. Crea expectativas adecuadas. Recuerda al niño que los lápices y los rotuladores son para dibujar en el papel, no para comer ni para pintar en las paredes.
  4. Empieza poco a poco. Cuando saques las pinturas, echa sólo un poco en cada recipiente. También puedes introducir los colores uno por uno, si es la primera vez que tu niño experimenta con la pintura; un exceso de opciones puede abrumarle. Sugerencia: añade un chorrito de jabón líquido a cada recipiente. Así podrás quitar la pintura de la ropa más fácilmente.
  5. No te vayas. Demuéstrale al niño que te interesa lo que hace. Tu presencia le inspira y le motiva. Pero también debes dejar claro que es su obra, no la tuya. Que el niño pinte o dibuje para su propio disfrute y no para el tuyo.
  6. Ejerce la crítica con cuidado. Invita al niño a reflexionar sobre su trabajo. Por ejemplo, pregúntale "¿Qué te parece si me hablas de tu pintura?", en lugar de "¿Qué es eso?", porque a menudo no obtendrás una respuesta concreta. Reacciona a su trabajo con comentarios positivos y específicos acerca de las técnicas que ha utilizado o de la manera en que ha manejado los materiales. Por ejemplo, puedes decir "Veo que has hecho una línea roja y curva", en lugar del clásico "¡Qué bonito!". Los comentarios concretos enseñan al niño a ser consciente de los detalles de su trabajo.
  7. Crea un cierto archivo artístico. Fecha los dibujos o pinturas del niño, para conservar un archivo de su trabajo. Dentro de unos años lo agradecerá.

Los niños van conociendo el dibujo y la pintura a lo largo del tiempo y en etapas predecibles, a través de muchos experimentos con los materiales artísticos. El proceso comienza con garabatos espontáneos y continúa con garabatos más controlados, tras los cuales llega la capacidad para crear arte representativo. Mientras experimenta con los pinceles, las ceras y los lápices, los niños desarrollan la motricidad fina de sus manos y dedos.
 

 

Tal vez te interese: