Rampa para pelotas

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Rampa para pelotas

Una rampa proporciona a una pelota una rapidez que los niños no siempre pueden conseguir con su propia fuerza. Haz una rampa tú misma o utiliza el tobogán del parque.

  1. Para hacer una rampa, apoya una tabla de madera o bandeja de plástico contra un montón de libros, de modo que quede inclinada.
  2. Coloca un envase tipo tetrabrik de leche o botella de plástico vacía al final de la rampa. Sitúa al niño o bebé (si es ya un poco mayor) en la parte de arriba de la rampa, dale una pelota y anímale a dejarla caer por la rampa hasta el objetivo. Al niño le gustará ver cómo la pelota baja rápidamente por la rampa y vuelca la caja o botella que has puesto al final.
  3. Prueba con pelotas de distinto tamaño para ver cuál le gusta más al niño. Variación: la próxima vez que vayas al parque, dile al niño que se ponga al final del tobogán. Enséñale a hacer rodar la pelota hacia arriba y ayúdale a cogerla cuando baje.

Esta es una buena manera de desarrollar la coordinación de ojos y manos del niño desde pequeñito. Además, es una forma divertida de conocer los conceptos de grande, más grande y la más grande, jugando con pelotas de distinto tamaño.
 

 

Tal vez te interese: