Un arenero en casa

Un arenero en casa

A la mayoría de los niños les encanta jugar con la arena en los areneros de los parques. Pero a veces, las condiciones meteorológicas les impiden hacerlo. La siguiente actividad consiste en traer el arenero a casa para que el niño pueda cavar, filtrar y escarbar todo el año.

  • Coge un recipiente poco profundo (ver sugerencias más adelante) y llénalo hasta la mitad de arena seca, fina y esterilizada. Puedes utilizar otro material, como alpiste, pero la ventaja de la arena es que puede mezclarse con agua.
  • Coloca el arenero sobre una mesa baja o extiende una toalla de playa sobre el suelo y ponlo encima. Deja cerca algunos juguetes para la arena.
  • Después podéis dejar volar vuestra imaginación. Cava un agujero, abre una carretera, llena un volquete, haz una montaña, entierra un tesoro o huesos de dinosaurio para que el niño los busque, haz un río para sus barquitos, forma una isla o construye un castillo de arena para que lo aplaste.

Los niños sienten una atracción natural por la arena y por investigar sus propiedades, que son únicas y ofrecen muchas posibilidades. Jugar con la arena fomenta la destreza manual, ya que los niños utilizan sus manos para cavar, filtrar, vaciar y moldear. Un arenero en casa también es un buen instrumento para los juegos de simulación del niño si se añaden algunos accesorios, como animales, personas y vehículos de juguete.

Tal vez te interese: