Mes 23

Mes 23

Bebé

Tu bebé ya tiene 23 meses

¿Cómo consiguen aprender los bebés?

EL JUEGO ES LA ACTIVIDAD MÁS IMPORTANTE DE LOS NIÑOS PEQUEÑOS. Es su ""trabajo"", su principal ocupación y un factor importante de aprendizaje: exploran el mundo que les rodea, se relacionan con otras personas y experimentan con las cosas que se encuentran día a día.

¡A celebrarlo!

Tomaos el tiempo para planificar la celebración del segundo cumpleaños de vuestro hijo. Tres a cuatro invitados es una buena cantidad, ya que una gran fiesta a esta edad podría llegar a ser un desastre. ¡No olvidéis una celebración para vosotros! ¡Habéis pasado con honores estos dos primeros años como padres!

No olvidéis las vacunas.

Pese a que probablemente necesite dosis de refuerzo vacunal cuando ingrese en la escuela (de los tres a los seis años) y en los años posteriores (de 11 a 16 años), vuestro hijo recibirá la mayor parte de las vacunas antes de cumplir los dos años.

Eso incluye vacunas contra la polio, la pertussis (o tos ferina), la difteria, el sarampión, las paperas, la rubéola, la varicela, la hepatitis B, las diarreas por rotavirus y la enfermedad por Haemophilus influenzae Tipo B, neumococo o meningococo tipo C, que causan meningitis u otras enfermedades invasivas. Si el pequeño aún no ha recibido todas sus vacunas, informad a su pediatra. Uno de los objetivos nacionales de la salud y una prioridad para cada individuo es lograr que a los dos años todos los niños ya tengan sus vacunas. ¿Ha recibido vacunas contra la hepatitis B o contra la gripe? Consultad a su pediatra para saber si vosotros debéis recibirlas. Mientras más sanos estéis vosotros, mejor estará vuestro hijo.

Preparando la etapa preescolar.

Cuando vuestro hijo cumpla tres años, estará listo para asistir al jardín de infancia si no ha asistido previamente a guardería. Éste le ayudará a desarrollar una vida social activa, lo que es muy importante para los pequeños. Dado que suelen tener listas de espera, ya es tiempo de empezar a buscar.

Si no sabéis cómo buscar, preguntadle al pediatra o a su enfermera. Es probable que queráis visitar cada lugar para asegurarse de que vuestro hijo se sentirá cómodo ahí. Una excelente decoración no garantiza que la interacción directa del personal será la mejor. En las visitas, intentad quedaros un momento y observad lo que sucede alrededor.

Estimular el habla.

El momento para comenzar a hablar varía enormemente. La mejor manera para medir el avance de vuestro hijo es observar su lenguaje gestual. Si puede gesticular claramente y utiliza su cuerpo para comunicarse, significa que ya entiende los conceptos básicos de la comunicación.

Es probable que no se dé ni cuenta cuando ya esté hablando sin parar. Los niños que ya saben hablar también utilizan el lenguaje corporal, por lo general, cuando no pueden expresar verbalmente lo que desean. Ellos indican hacia las cosas y hacen mímica para demostrar lo que quieren. Si queréis que utilice palabras, podéis decirle cosas como, 'creo que sé lo que quieres, pero ¿por qué no intentas decírmelo?'. Intentadlo. '¿Es un camión...o una casa...o una muñeca?' Probablemente el niño intente imitar la palabra. Responder a las intenciones de vuestro hijo es mucho más útil que corregir lo que dice.

Todos a la mesa.

Comer sentados a la mesa es un buen hábito para vuestro hijo y toda la familia. Algunos estudios han demostrado que las personas que comen a una hora y en un lugar determinado tienen una mejor alimentación y estado físico. Nunca sirváis comidas en la cama, y menos frente al televisor.

Tal vez te interese: