Nutrición de 12 a 18 meses: recomendaciones generales.

Nutrición de 12 a 18 meses: recomendaciones generales.

Sugerencias para alimentar correctamente a tu hijo y darle una equilibrada nutrición de 12 a 18 meses:

El niño ya está en condiciones de iniciar una dieta mas variada y de consistencia sólida, que le permita masticar y digerir alimentos no líquidos. Para que lo haga con facilidad, debes darle los alimentos previamente reducidos de tamaño (primero aplastados con un tenedor o con los dedos y más adelante cortados en "virutas" con unas tijeras) ya que el niño no tiene todavía muelas que le permitan masticar con facilidad.

Se pueden ir introduciendo nuevas formas de condimentar los alimentos. Hasta ahora todo se lo habíamos preparado hervido o a la plancha y a partir de este momento podemos iniciar la introducción de mayor aporte de grasas en forma de aceites vegetales o margarinas que junto con otros condimentos nos permitirán a través de los fritos y sofritos ofrecer al niño otros sabores que hasta ahora no conocía.

Una forma de dar a conocer al niño esta nueva dieta, comprobar si le gusta y superar el inicial rechazo (es normal que la mayoría de los niños rehúsan de entrada los nuevos alimentos), consiste en ofrecerles pequeñas cantidades de nuestra comida mientras nosotros comemos.

 

Alimentos nuevos a partir de los 12 meses:

  • Legumbres cocidas con verduras en forma de puré, troceadas finas o enteras, una vez por semana.
  • Pastas con mantequilla, salsa bechamel o de tomate, una vez por semana, acompañadas de una porción de carne.
  • Además de las carnes de pollo o ternera y del pescado ya introducidos, podemos empezar a darle carne de cordero a la plancha, de dos a cuatro veces al mes.
  • Huevo: clara y yema a partir de ahora, nunca crudo. Se le puede ofrecer en forma de tortilla (francesa o de patata, jamón o verduras), o huevo duro o escalfado.
  • Puedes iniciar la adición de sal en pequeñas cantidades y utilizar otros condimentos tales como hierbas, cebolla, limón etc.
  • Todos los derivados de la leche: quesitos, Danonino no desnatados, flan, natillas, crema catalana...

 

¿Qué debemos evitar?

Dejarlo solo mientras lleve alimentos u otros objetos pequeños a la boca: tu hijo podría atragantarse y aspirarlos al pulmón. Esto es válido también para todos los alimentos que son de consistencia demasiado sólida o de forma pequeña y/o redondeada (frutos secos, aceitunas, caramelos...).

  • Embutidos, condimentos picantes y chocolate.
  • Vísceras (sesos, hígado...), platos muy grasos.
  • Sal y azúcar en cantidades excesivas.
  • Frutos secos por el peligro de atragantamiento y aspiración a la vía respiratoria.
  • Bebidas con gas (incluida el agua con gas).

Tal vez te interese: