Enuresis nocturna primaria

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Enuresis nocturna primaria

La enuresis nocturna es la pérdida involuntaria de orina que tiene lugar exclusivamente por la noche, en niños que por su edad tienen que haber alcanzado completamente el control vesical nocturno. La edad apropiada para alcanzar el control vesical varía según autores, para unos es de 5 años y para otros es de 7 años. Sería posible admitir a partir de los 5 años para las niñas y de los 6 años en los niños, por la diferencia que existe en la maduración del aparato urinario entre ambos sexos.
Sus posibles causas están relacionadas con factores biológicos (retrasos madurativos, factores genéticos, capacidad pequeña de la vejiga, etc.). No se consideran factores psicológicos en las causas de la enuresis nocturna primaria, aunque su presencia sí puede producirlos (baja autoestima, evitar situaciones sociales, ansiedad) en determinados niños.
Ante la presencia de un niño con enuresis nocturna primaria es importante realizar una evaluación de la situación del niño por parte de su pediatra.
Es también muy importante no culpabilizar al niño de su enuresis, ya que es algo que se escapa de su control. Pero antes de comenzar un tratamiento debemos estar seguros de que el niño presenta motivación y deseo hacia intentar resolverla.

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

Terapia motivacional: Dar confianza a padres y a niño. Proteger de la sensación de culpabilidad. Provocar y motivar hacia el deseo de cambio en la situación proveyendo soporte emocional. Se suele acompañar de técnicas de modificación de conducta como el calendario motivacional, donde se va registrando la evolución del niño y se le premia con “refuerzos”, pequeños regalos o algún privilegio ante la obtención de resultados.

Dispositivo de alarma: Se trata de un sensor de humedad que avisa de que se está produciendo el vaciado de la vejiga mediante un sonido de alarma. Su función es despertar al niño justo en el momento en que empieza a orinar. Ante el sonido, el niño se despertará, será consciente de que estaba empezando a hacerse pipí y podrá levantarse y acabar de hacer pipí en el baño. Este sistema presenta una mejoría en torno al 75%.

Ejercicios de entrenamiento de la vejiga en niños con reducida capacidad funcional de la misma. Se trata de intentar aumentar la capacidad de retención. Puede servir de ayuda en niños con enuresis nocturna primaria cuando se observa que durante el día necesitan ir muchas veces al baño.
Modificar estilos de vida: No resulta efectivo, ni resuelve el problema. Su efectividad no está aclarada (despertar al niño durante la noche, impedir que beba líquido en las últimas horas del día…).
Métodos farmacológicos: Reservado a niños mayores de siete años de edad. Su objetivo es incrementar la capacidad vesical y reducir la producción de orina por el riñón. Ninguna de las medicaciones cura la Enuresis Nocturna pero son utilizadas para detener el cuadro. Se ha utilizado con frecuencia la Desmopresina que es una hormona antidiurética con un éxito inicial alto, aunque se recae al dejar de tomar la medicación. Ha sido desaconsejado su uso por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Tal vez te interese: