¿Es común que le falte a un niño medio conducto lagrimal inferior?

¿Es común que le falte a un niño medio conducto lagrimal inferior?

Los conductos lagrimales obstruidos son muy comunes en los bebés pequeños, y generalmente se curan antes de que cumplan un año, sin ningún tipo de tratamiento. El conducto lagrimal es un pequeño sistema de sacos y tubos diminutos que drena las lágrimas desde el ángulo interno del ojo hasta la nariz.

Estos pequeños tubos no siempre están completamente abiertos y desarrollados en el recién nacido. Por eso, las lágrimas pueden acumularse en el ojo. Los bebés con conductos lagrimales obstruidos también pueden contraer infecciones en el saco del conducto lagrimal o en el párpado. Tradicionalmente, el tratamiento de estas infecciones ha consistido en una limpieza suave y en la aplicación de pomadas o colirios oftalmológicos antibióticos.

Los bebés mayores de seis meses con síntomas parecidos deben ser remitidos al especialista para que realice un sondaje. El sondaje es un procedimiento efectuado por un oftalmólogo, quien desliza un alambre del grosor de un cabello por el conducto lagrimal, haciéndolo permeable. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que la mayoría de los bebés se recupera de la obstrucción del conducto lagrimal antes de cumplir un año, sin necesidad de ningún tratamiento. Estos estudios indican que el sondaje precoz no contribuye a acelerar el proceso.

El caso de tu hijo es muy poco común ya que ha persistido durante cuatro años. Después de una minuciosa revisión de la bibliografía médica, no hemos podido encontrar ningún patrón hereditario para las anomalías del conducto lagrimal. Es posible que no existan suficientes casos para estudiar la existencia de un patrón hereditario.

 

Tal vez te interese: