Recién nacido

Recién nacido

 Bebé

¡Tu bebé ya ha llegado!

Tu recién nacido

¡Es lo más bonito del mundo!

UN NUEVO MIEMBRO EN LA FAMILIA. No existe nada más maravilloso que un bebé recién nacido. Sus propias habilidades, personalidad, pasado y futuro le convierten en una verdadera caja llena de sorpresas que está a punto de abrirse. El pequeño ya conoce tu voz, está estudiando tu cara para reconocerla apenas la vea y, durante sus primeros minutos de vida, ha aprendido a percibirte y a conocer tu olor. ¡Es maravilloso!

Ansioso por conocer.

Un recién nacido puede reconocer tu voz y tacto al nacer. Es posible que se tranquilice y que te pueda oír cuando te acerques, como también es probable que se alegre cuando siga tu rostro de un lado a otro.

Tratará de estar alerta para poder reaccionar ante lo que vea y escuche, lo que indica que los bebés están programados para aprender sobre el mundo que les rodea desde el principio. Puede identificar tu voz y tu olor característicos y pronto aprenderá a tranquilizarse simplemente porque tú estás cerca.

Cómo prevenir la muerte súbita.

Los investigadores aún se preguntan por qué algunos bebés mueren mientras duermen. Si estás amamantándolo y no fumas, ya te encuentras en el grupo de menor riesgo; sin embargo, existen otras formas de prevenir el SMSL.

El Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) se refiere a la muerte inexplicable de un bebé menor de un año de edad y, generalmente, menor de dos meses. Éstas son algunas consideraciones para evitarlo:

• Acuesta a tu bebé boca arriba para dormir.

• No lo abrigues en exceso. Mantén la habitación del bebé entre 18º C y 21 ºC aproximadamente. No obstante, ten cuidado si la cabeza del bebé está caliente y sudorosa: significa que está demasiado abrigado.

• Utiliza un colchón firme para bebés.

• No fumes cerca de tu bebé, ni permitas que otros lo hagan.

Por la Dra. Suzanne Dixon

 

Tú también debes cuidarte.

¡Finalmente, ha nacido la maravillosa criatura que te convierte en madre! Al comienzo, dedicarás casi todo el día a alimentar a tu bebé y gran parte del resto del tiempo a descansar. Y ésta es una excelente forma de aprovechar el tiempo.

Durante tus primeros días en casa, mientras te acostumbras a todas las nuevas rutinas, la preocupación por el bienestar de tu hijo consumirá tus energías. Haz los planes necesarios para que en casa haya alguien que de verdad pueda ayudarte con la limpieza, las comidas y las compras. Plantéate si quieres pedir a los posibles invitados que quieran verte que eviten visitarte durante el primer mes del bebé. Duerme una siesta cada vez que puedas y haz un esfuerzo por aligerar tus actividades diarias.

Hay mucho que aprender.

Cuando se trata de cuidar a un bebé, tienes mucho que aprender en muy poco tiempo. A continuación, te daremos una serie de consejos sobre el cambio de pañal y los cuidados del cordón umbilical.

CAMBIO DE PAÑAL

Tendréis que cambiar muy a menudo los pañales (6 a 10 al día) así que es importante que aprendáis a usarlos. Apenas estén húmedos, cambiadlos. Limpiadle el culito con una toallita húmeda especial para piel sensible. Luego, aplicadle pomada si hace falta para evitar la irritación en el área del pañal y, por último, ponedle un pañal limpio. Envolvedlo firmemente con el pañal y asegurad las cintas en la parte delantera. Si al cambiarlo notáis que la piel del área del pañal está roja, es probable que estuviera demasiado apretado o que ya necesite uno más grande. En caso de persistir el enrojecimiento consultad al pediatra. Al principio, tendréis que prepararos para cambiar al bebé después de cada comida. Con los pañales desechables modernos es prácticamente imposible saber si está mojado con sólo tocarlo. También deberíais cambiarlo después de cada deposición. Si el pañal se empapa con mucha frecuencia, puede ser indicativo de que llegó el momento de empezar a utilizar un pañal más grande.

CUIDADO DEL CORDÓN UMBILICAL

Tendréis que cuidar el resto del cordón umbilical del bebé hasta que se le caiga, dentro de dos o tres semanas. Cada vez que le cambiéis el pañal, aplicad un poco de alcohol al 70% con un algodón en la base del cordón y luego secadlo con una gasa estéril y con mucho cuidado. Para aseguraros de que además de limpio el cordón permanezca seco, dejadlo al aire doblando el borde del pañal y evitando ponerle ropa apretada en el área de la barriguita.

Por el Dr. Anthony J. Mancini

Tal vez te interese:

Pañales

Regala Dodot

El regalo que todos los padres desearían recibir para dar el mejor...