A704

Cómo afrontar en familia la enuresis o “los escapes nocturnos”

La incontinencia nocturna primaria no está asociada a problemas psicológicos. Se han realizado muchos estudios buscando relaciones con deficiencias intelectuales, personalidades especiales, trastornos psiquiátricos, etc., pero en ninguno de los casos se ha encontrado una relación consistente. Ten paciencia y motiva al niño, vuestro grado de preocupación y nivel de tolerancia como padres influirá muchísimo en cómo evolucione todo.

¿Cuál es realmente el problema? ¿En qué consiste?
La enuresis nocturna es el término médico que define a la incontinencia urinaria (hacerse pis) durante la noche. El niño puede tener dificultades para reconocer cuándo su vejiga está llena, incluso estando despierto, por lo que puede orinarse involuntariamente en cualquier momento del día o de la noche.

La enuresis nocturna es común en niños pequeños, 1 de cada 10 niños de cinco años la presenta y es una etapa normal del desarrollo, no se debe considerar un aprendizaje fallido del uso del baño: cada niño madura y desarrolla el control de la vejiga a su ritmo, y de hecho muy pocos logran controlar la micción nocturna antes de los 3 años.

¿Cuáles son las causas más comunes (a las que solemos atribuir la incontinencia)?

  • Sueño profundo
  • Problemas emocionales
  • Niño nervioso
  • No aprendizaje adecuado del control
  • Historia familiar
  • Despreocupación
  • Beber excesivos líquidos
  • Miedo a la oscuridad

Sin embargo, ninguno de ellos es una causa explicativa. En la mayoría de los casos ocurre simplemente porque su niño duerme profundamente y no se despierta cuando su vejiga está llena. Sin más.

¿Cómo te sientes tú? Controlar tus sentimientos
En etapas más tempranas los padres solemos ser comprensivos con este problemilla, pero a medida que se prolonga en el tiempo puede generar frustración. No dejes que la intolerancia haga mella, no culpes al niño de lo que está pasando: si a ti no te gusta que se haga pis en la cama, tienes que ver que a él le hace menos gracia todavía.

¿Y el niño? Hay niños que viven estos incidentes con gran preocupación y hay otros que lo tienen totalmente normalizado. Además, ¡al llevar el tema en secreto, incluso puede pensar que es al único que le pasa! A esta edad la percepción que tienen los niños del mundo viene mediatizada (más o menos) por la vivencia de los padres, así que vuestro deber es “informarles” y “motivarles”.

¿Cómo ayudar al niño?
El niño principalmente necesita consuelo y comprensión.

  • Dile que no es su culpa y que se solucionará con el tiempo. Los otros miembros de la familia también deben ser sensibles con el tema, no permitas que sus hermanos hagan bromas o se burlen.
  • Coloca una funda plástica sobre el colchón, y hazle partícipe de lavar las sábanas, pero de una manera que no sea humillante. Puede ayudarte a quitarlas, por ejemplo.
  • Recuérdale que se levante para ir al baño o que te llame, y deja un orinal en su cuarto si crees que el baño está lejos. ¿Has pensado si el baño es accesible para él por la noche?
  • Anímale a ir al baño antes de acostarse, antes del cuento, después…

Tu actitud como padre o madre
Como hemos dicho antes, las interpretaciones que se hagan del origen del problema, el grado de preocupación y el nivel de tolerancia de los padres influye en cómo los niños viven la incontinencia. Si os impacientáis, la tensión que se genere puede ser un factor de “mantenimiento” del problema. De la misma manera una excesiva “normalización” (decirle al niño que “no pasa nada”) tampoco ayuda.

Concusión: la actitud recomendada de los padres es de comprensión, apoyo y motivación al cambio. Es necesario que el niño se sienta motivado a colaborar y viva el mojar la cama como un inconveniente del que no es culpable, pero que quiere resolver.

¿Te ha gustado este artículo? Dale me gusta o déjanos un comentario, esperamos haber podido ayudarte y animarte a que viajes a recorrer el mundo o ver a la familia en avión con tu bebé. Si quieres saber más, ¡continúa navegando por Dodot y encuentra más información en “Aprendiendo a ir al baño”

Tal vez te interese: