canciones para niños

A tu bebé le encantan las canciones. De hecho, se pasaría el día entero escuchándote. A continuación, te mostramos algunas nanas y juegos sencillos para que disfrutéis juntos.

7 canciones para bebés

"Este dedito fue a por leña"

Este dedito fue a por leña (toca el dedo meñique) Este lo ayudó (toca el dedo anular) Este encontró un huevo (toca el dedo corazón) Este lo frio (toca el dedo índice) Y este, que es el más gordito,

¡Se lo comió! (hazle cosquillas por todo el cuerpo)

Canta esta nana clásica mientras cambias el pañal a tu recién nacido. Tócale los dedos de los pies a medida que avanzas. Empieza por el meñique y termina con el pulgar. Cuando digas la palabra «comió», hazle cosquillas por todo el cuerpo y observa cómo disfruta.

Cuando vayas a la carnicería

Cuando vayas a la carnicería (dibuja un círculo en la barriga del bebé) No me traigas carne Ni de aquí, ni de aquí, ni de aquí... (sube la mano por el pecho) ¡Sino de aquí! (hazle cosquillas debajo de la barbilla)

A tu bebé le encantará esta canción porque termina con cosquillas. Comienza dibujando un círculo imaginario en su barriga y, a medida que digas «ni de aquí», sube la mano por el pecho y hazle cosquillas en los brazos y la barbilla.

Canción del escondite

Cuento hasta 10 sin mirar (tápate los ojos) Tú te escondes, yo a buscar. ¿Dónde estás? ¡Te quiero encontrar! (levanta los brazos)

Los peques adoran el juego del escondite. Enseña a tu hijo a taparse los ojos y canta las primeras frases en voz baja para que sepa lo que viene. Anticipa un poco el final con la tercera línea y, a continuación, levanta los brazos y termina en voz alta. La bebé esperará impaciente a que hagas el movimiento final.

El barquito chiquitito

Había una vez un barquito chiquitito Había una vez un barquito chiquitito Que no sabía, que no sabía Que no sabía navegar.

Tu pequeño quiere pasar todo el tiempo contigo, incluso en un «barco». Siéntate en el suelo y coloca a la bebé en tu regazo frente a ti. Sujétale el cuello y la cabeza. Cógele las manos y simula el movimiento de un barco mientras cantas la canción. Cambia el ritmo y la velocidad del movimiento para que el juego sea mucho más divertido. Aprovecha que la canción es fácil y cambia la letra por tus propias palabras. Ambos terminaréis riendo.

En la granja de Pepito

En la granja de Pepito I-A-I-A-O En la granja de Pepito I-A-I-A-O Con el burro (ija) Con el coco (coco) Con el perro (guau, guau) El caballo (moh, moh) En la granja de Pepito I-A-I-A-O

Puedes seguir con todos los animales que quieras, como el pato («cuac, cuac»), el gato («miau, miau»), el pájaro («pío, pío») o la oveja («beee, beee») o el cerdo («oink, oink»).

Es una letra tan llamativa que tu bebé creerá que la está cantando. Los sonidos son divertidos de hacer, y las palabras le ayudan a aprender los nombres de muchos animales. Cántala de camino al zoo o la granja y cuando leas un libro con imágenes de animales. Mientras tanto, ve haciendo los sonidos correspondientes. Tu peque se emocionará mucho al reconocerlos.

Palmas, palmitas

Palmas, palmitas Higos y castañitas (da palmas suaves) Almendras y turrón Para mi niño son.

A mi burro

A mi burro, a mi burro le duele la cabeza El médico le ha puesto una gorrita negra Una gorrita negra Mi burro enfermo está (ve cambiando de parte del cuerpo, como la nariz o la garganta)

¿Hay algo mejor que una canción donde hay que señalar partes del cuerpo? Coloca al bebé en tu regazo frente a ti. Cógele las manos y señala las partes del cuerpo que vayan apareciendo en la letra. Este juego es ideal para niños un poco más mayores, ya que aprenden muchísimo.