¿Cómo puedo elegir una buena guardería?

¿Cómo puedo elegir una buena guardería?

Es una gran idea tener una lista de preguntas preparadas para la visita a la futura guardería del niño. A continuación, te ofrecemos algunas de ellas. No obstante, nada es comparable a conocer directamente el entorno y tu propia apreciación del lugar, ver cómo los adultos responden a los niños y de qué manera manejan sus dificultades y sus triunfos. Por lo tanto, ten en mente quedarte un tiempo para poder observar algunos detalles después de la entrevista inicial al jardín de infancia.

Las siguientes son algunas de las preguntas y pautas que te pueden servir de ayuda en tu cometido:

  • Logística: pregunta sobre las horas, los días y las normas que tienen para abrir temprano o cerrar tarde. Ningún lugar es adecuado si no se acomoda a la rutina de tu familia. Este paso debería ser bueno para tu propia actividad laboral y para la vida del niño.
  • Dotación de personal: ¿tienen el director y los profesores algún título académico que certifique su aptitud para la educación en primera infancia? ¿Qué capacitación tiene el personal? ¿Cuánta experiencia tiene? ¿Hay suficiente personal? Para el cuidado diario de los niños debería haber un profesional por cada cuatro niños. En el caso de niños mayores, la razón debería ser de uno a ocho. ¿Se espera que los padres participen?
  • Filosofía: algunos jardines de niños son estrictamente académicos y otros no tienen ningún tipo de estructura educacional. Evita los extremos y luego escoge una opción de acuerdo con las necesidades del niño. Por ejemplo, la socialización es el factor más importante para los hijos únicos; se necesita una estructura firme en el caso de los niños muy activos y que se distraen con facilidad. Cuando se trata de niños tranquilos, lo ideal es contar con un momento y un lugar para que estén solos cada día. En el caso de los niños que no tienen problemas de concentración, quizás lo más adecuado sea un programa de aprendizaje autodidacta. No existe un lugar que sea apropiado para todos.
  • Manejo de problemas: observa cómo los profesores ayudan a los niños en las transiciones que experimentan (por ejemplo, despedirse de los padres y reencontrarse con ellos cuando los van a buscar, pasar de una tarea a otra) y ante las actitudes agresivas. ¿Coinciden la metodología y estilo del personal de la guardería con los tuyos?
  • Acreditación: ¿están autorizadas las instalaciones por los organismos correspondientes? Esto sólo significa que cumplen con los estándares básicos de higiene y seguridad, que son útiles, pero no suficientes. Recorre el lugar y observa si está limpio y si tiene equipamiento de seguridad. Verifica que se realicen con esmero el cambio de pañales y el entrenamiento para el uso del orinal, y que el proceso de elaboración de los alimentos se haga cuidadosamente.

Si la guardería no te permite efectuar visitas antes de matricular al niño o en cualquier momento después de hacerlo, descártala de tu lista inmediatamente.

 

Tal vez te interese: