A453

La cama de un niño debe tener un colchón firme, sin sistemas de sujeción, tales como cuerdas, cordones o bandas elásticas que puedan presentar un riesgo para su seguridad. El colchón debe estar limpio y caber bien en la cama, con el objeto de asegurar que un bebé no pueda deslizarse entre el colchón y el armazón de la cama, y que el colchón no se deslice fuera de ésta.