A101

Qué hacer y qué no cuando aprendemos a usar el orinal

Al principio hay muchas dudas, ¡respecto a todo! Por eso te dejamos algunos consejos sobre lo que debes y no debes hacer al empezar a enseñar al niño a utilizar el orinal. Te darán confianza y te ayudarán a guiarle para que aprenda correctamente. Ten en cuenta siempre una cosa: se trata del logro del niño, ¡no del tuyo!

Lo que SÍ debes hacer:

1. Espera a que tu hijo esté preparado. No existe una edad específica para enseñarles a ir al baño. Aunque lo normal es que empiecen a “dominar” la mayoría de las habilidades que necesitarán entre los 18 y los 30 meses puede que tu hijo necesite más tiempo, incluso hasta los cuatro años, ¡cada niño es un mundo!

Tú piensa que cuanto más preparado esté para empezar su educación, más rápido será el proceso, pero no fijes una fecha límite porque eso causa una presión innecesaria.

Aquí tienes la lista de señales que te indican que tu hijo está listo.

2. Las etapas de la “operación orinal”
(Llévalas a cabo de una en una)
El aprendizaje para usar el orinal es un proceso con muchas etapas, el niño podrá dominarlas en unas semanas. ¿Pero qué implica en realidad?

  • Que el niño te avise de que tiene ganas de ir al baño.
  • Que sea capaz de desvestirse.
  • Hacer pipí o caca.
  • Limpiarse.
  • Vestirse.
  • Tirar de la cadena.
  • Lavarse las manos.

Cada paso puede llevar y, de hecho, llevará, tiempo, así que recuerda celebrar sus logros al final de cada etapa, considerando todos los éxitos, no sólo la conquista del objetivo. Y recuerda: la clave real del aprendizaje radica en que el niño comprenda completamente el uso del orinal o el cuarto de baño, no en que domine el “proceso”.

  • Espera (y acepta) retrasos y “accidentes”
    A la mayoría de los niños les pasa, no hay nada de qué preocuparse. Si es un chico, recuerda que ellos niños tienden a ir tardar un poco más en controlar su esfínter que las niñas.

  • Felicita a tu hijo
    Asegúrate de felicitarle cada vez que domine una nueva etapa. Es importante reconocer todos sus esfuerzos. Hazle saber que te sientes orgullosa cuando te dice que necesita usar el orinal, con o sin recordatorio (pero no te excedas en las felicitaciones tampoco…).

  • Ten en cuenta el temperamento del niño (su tipo de comportamiento).
    El ritmo y el nivel general de actividad de tu hijo está muy relacionado con sus progresos. Piensa en su estado de ánimo: ¿a qué hora del día está más accesible y cooperador? Ese es el momento para empezar con la “operación orinal” (o para cualquier otra nueva habilidad). Si generalmente es tímido y un poco introvertido, es posible que se necesite más estímulo y apoyo que si es sociable.
    Trabaja con él cuando esté más atento. Busca distracciones que le harán sentirse cómodo en el orinal, como un libro, una canción o una función de marionetas. Por último, ten en cuenta su nivel de frustración, tranquilízale y asegúrale que logrará lo que quiere a su ritmo.

  • Coordínate con las personas que cuidan al niño
    Comparte este aprendizaje con todas las personas que cuidan al niño, ya sea la niñera, un abuelo, la guardería, etc. La coherencia es clave, y coordinarse con las personas que cuidan a tu hijo asegurará que todos deis las mismas instrucciones. Pon al día al pediatra y la enfermera en vuestras visitas, ellos pueden ayudarte con el proceso.

  • Prueba con pañales-braguita cuando todos estéis listos. Los pañales-braguita de algodón grueso pueden ayudar a que el niño se dé cuenta de lo bien que se está limpio y seco, porque seguramente sentirá antes la humedad al usar estas braguitas que al usar un pañal… Aún así, algunos niños los identifican como pañales y los tratan como tales.

3. Haz saber a tu pediatra si tu hijo:

  • Se queja de dolor al hacer pipí.
  • Su orina contiene sangre o pus, huele bastante mal o raro.
  • Constantemente deja escapar gotas de orina.
  • Le es muy difícil empezar a hacer pis.

Lo que NO debes hacer:

1. Sentir o generar presión para empezar con el aprendizaje
Si quien cuida a tu hijo te hace comentarios al respecto, resiste la presión: tu ansiedad puede crear ansiedad en el niño. Aprender a controlar el pipí y la caca no es una competición, y tu papel consiste en estimular a tu hijo, fomentando su independencia y permitiéndole superar cada etapa a su ritmo.

Dedica tu tiempo y energía emocional a instruir, motivar y darle apoyo diario. Si el jardín de infancia o la guardería que has estado mirando no acepta a tu hijo hasta que aprenda a hacer pipí, busca otra.

2. Empezar antes de que el niño esté interesado
Si tu hijo se resiste, probablemente sea mejor esperar un poco e intentarlo al cabo de unas semanas o un mes. Presta atención a los gestos que indiquen un interés real por el proceso.

3. Acelerar el proceso
Con esto podrías provocar que aguante la orina o las deposiciones, ocasionando estreñimiento y otras complicaciones graves. Recuerda que la mayoría no están preparados hasta cumplir los 2 años.

4. Empezar cuando tu hijo esté viviendo “grandes cambios”
Es mejor elegir un momento en el que su vida está tranquila. Si te estás mudando de casa, esperas el nacimiento de otro bebé, o habéis cambiado de cole, retrasa la “operación orinal” hasta que las cosas se estabilicen.

5. Dudar si pedir ayuda
Otros padres, los libros, la web y tu pediatra o enfermera pediátrica son excelentes fuentes de información y apoyo cuando se trata de estos temas. Si tienes una pregunta, hazla. Si tienes una duda específica, puedes enviársela a nuestros expertos.

6. No cambiarle los calzoncillos húmedos o braguitas a tu hijo/a durante períodos largos con el fin de "enseñarle"
Dejar que se siente con la ropa interior o los pañales húmedos o sucios sólo le provocará irritación y hará que su piel se haga sensible a la orina, lo que aumentará las posibilidades de que se aguante y no vaya al baño. ¡Ayúdale a cambiarse correctamente la ropa interior!

7. Hacer que se siente en el orinal durante períodos prolongados
Obligarle a sentarse en el orinal durante largos períodos raramente da buenos resultados y es posible que provoque resistencia al aprendizaje, y también a sentarse en el orinal.

* Artículo realizado por el Dr. T. Berry Brazelton y la Dra. Ann C. Stadtler.

¿Te ha gustado este artículo? Dale me gusta o déjanos un comentario, esperamos haber podido ayudarte y animarte a que viajes a recorrer el mundo o ver a la familia en avión con tu bebé. Si quieres saber más, ¡continúa navegando por Dodot y encuentra más información en “Aprendiendo a ir al baño”!

Tal vez te interese: