Comenzad a hacerlo cuando la niña tenga alrededor de 2 años, pidiéndole que os ayude u ofreciéndole vuestra ayuda. Pasará mucho tiempo antes de que sea una verdadera ayuda, pero es un buen hábito que se debe educar.