Cómo aliviar el dolor de cabeza de origen hormonal en el embarazo

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Cómo aliviar el dolor de cabeza de origen hormonal en el embarazo

Las hormonas de la gestación parecen provocar más dolor de cabeza en unas mujeres que en otras. Pero las hormonas no son la única causa. La fatiga, la tensión, el hambre y el estrés físico o emocional pueden causar dolor de cabeza durante el embarazo, que parece ser de dos clases: migraña o cefalea de tensión. Es conveniente no tomar analgésicos durante el embarazo, pero hay muchas estrategias útiles y seguras para prevenir y aliviar el dolor de cabeza:

  • Comer regularmente. Un bajo nivel de azúcar en sangre puede causar dolor de cabeza, así que no te saltes ninguna comida. Evita los alimentos o bebidas que contengan cafeína y los alimentos desencadenantes conocidos (como el vino tinto, la carne roja o en conserva y los quesos curados).
  • Ingerir líquidos. Tomar de seis a ocho vasos de agua al día puede ayudar a prevenir el dolor de cabeza y una taza de infusión relajante de hierbas puede aliviarlo.
  • Hacer ejercicio. Caminar, nadar o montar en bicicleta son actividades que mejoran la circulación, aumentan la energía, reducen la fatiga y pueden prevenir el dolor de cabeza. Los ejercicios para reducir la tensión, como las rotaciones lentas de cabeza y hombros, pueden aliviarlo.
  • Técnicas de relajación. Prueba la relajación progresiva con la creación de imágenes mentales, el yoga o la meditación.
  • Masajes. Frótate las sienes o la nuca, aplicando una firme presión con un lento movimiento circular.
  • Compresas frías o calientes. Aplícate compresas calientes en la nuca o los hombros, o compresas frías en la frente.
  • Baños calientes. Tómate un baño caliente durante 15 ó 20 minutos, con burbujas y música relajante para aliviar el estrés.
  • Dormir bien. Dado que la fatiga es un factor desencadenante del dolor de cabeza, vete pronto a la cama y trata de echar alguna siestecita. Si tu dolor de cabeza es fuerte y persistente y va acompañado de manchas en la visión o hinchazón en la cara y las manos, ponte en contacto con su médico o comadrona para asegurarte de que no padeces preeclampsia o toxemia.

Tal vez te interese: