A495

La mayoría de nosotros no puede escapar a una cierta carga de estrés. Sin embargo, la carga de estrés provocada por tu trabajo parece excesiva y puede tener un efecto perjudicial para la salud de cualquier persona.

  • Demasiado estrés puede inhibir el sistema inmunológico y provocar cansancio, tensión muscular, dolores de cabeza, pérdida del apetito, diarrea, úlceras, dolor de espalda e insomnio.

  • Durante el embarazo, el estrés puede afectar tanto a la madre como al bebé. Si bien los estudios en animales y en seres humanos han arrojado resultados contradictorios, también han demostrado que el estrés puede aumentar el riesgo de complicaciones obstétricas y contribuir a un bajo peso del bebé al nacer.

  • Es posible combatir el estrés incorporando ejercicios y técnicas de relajación en tu rutina diaria. Por ejemplo, podrías dedicar 10 minutos durante el almuerzo para realizar ejercicios de respiración.

  • Cuando llegues a casa después del trabajo, camina o haz algunos ejercicios de visualización.

  • Luego, antes de acostarse, date un baño con agua tibia, escucha música relajante y utiliza estímulos visuales para relajarte.

Si ninguna de estas estrategias te sirve, puedes considerar realizar algunos cambios en tu situación laboral.

HERRAMIENTA DEL EMBARAZO

Calculadora de Aumento de Peso durante el Embarazo

Controla el aumento de peso recomendado durante tu embarazo semana a semana.
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio
Estoy embarazada de gemelos

La mayoría de nosotros no puede escapar a una cierta carga de estrés. Sin embargo, la carga de estrés provocada por tu trabajo parece excesiva y puede tener un efecto perjudicial para la salud de cualquier persona.

  • Demasiado estrés puede inhibir el sistema inmunológico y provocar cansancio, tensión muscular, dolores de cabeza, pérdida del apetito, diarrea, úlceras, dolor de espalda e insomnio.

  • Durante el embarazo, el estrés puede afectar tanto a la madre como al bebé. Si bien los estudios en animales y en seres humanos han arrojado resultados contradictorios, también han demostrado que el estrés puede aumentar el riesgo de complicaciones obstétricas y contribuir a un bajo peso del bebé al nacer.

  • Es posible combatir el estrés incorporando ejercicios y técnicas de relajación en tu rutina diaria. Por ejemplo, podrías dedicar 10 minutos durante el almuerzo para realizar ejercicios de respiración.

  • Cuando llegues a casa después del trabajo, camina o haz algunos ejercicios de visualización.

  • Luego, antes de acostarse, date un baño con agua tibia, escucha música relajante y utiliza estímulos visuales para relajarte.

Si ninguna de estas estrategias te sirve, puedes considerar realizar algunos cambios en tu situación laboral.